Por Lucas Rodríguez
29 noviembre, 2019

Algunos se conocen en un deporte, otros por sus empleos. Para ellos fue su pasión por la hierba lo que los llevó a encontrar el amor.

El matrimonio es un momento muy particular en la vida de quienes lo realizan. Es una práctica antiquísima, pensada para unir a dos personas que pretenden compartir sus vidas, de una manera que no solo tendrá validez legal, sino que además representará para todos los presentes y quienes los conozcan, que han asumido el compromiso de pasar el resto de sus vidas juntos, hasta que la muerte (o los abogados) los separen.

Nadie se casa con alguien por que crea tener una o dos cosas en común. Se hace con una persona que uno decidió es la elegida, esa que nos hace sentir distintos a todos los demás. Es una promesa de salir del mercado definitivamente y dedicar nuestra vida amorosa a una sola persona. Por eso es que más nos vale haber elegido bien. Pocos pueden decir que hayan elegido tan bien como esta pareja de California. 

Kennedy News and Media

Coral Reefer (sí, así es como se hace llamar) y su nuevo esposo Milo, leyeron sus votos matrimoniales para después pasar al altar a sellar su compromiso. Todo normal hasta este momento. Cuando todo cambió un poco fue a la bajada del altar. A diferencia de un baile, una comida o un beso, la pareja selló su compromiso con la actividad compartida que más disfrutan de todas: una fumada de hierba.

Kennedy News and Media

Como ciudadanos de California, Coral y Milo tienen el derecho a comprar toda la marihuana legal que les de la gana, así como consumirla donde les entren ganas (siempre y cuando ese lugar sea una propiedad privada). Nada los hace más felices que compartir una fumada, por lo que estaba claro que era lo primero que harían apenas se les declarara marido y mujer. El mejor detalle fue que para hacerlo, se consiguieron pipas de agua de mismos diseños: uno para el Sr. Fumón y otro para su mujer, la Sra. Fumona. 

Kennedy News and Media

Su fotógrafa comentó a Unilad que fue un verdadero placer retratar a esta pareja. Entre los colores de vestimenta que eligieron y la presencia del humo apenas dieron sus primeras fumadas, los hizo parecer una suerte de pareja antigua o algo misteriosa. Los tonos sepias que eligió para revelar las fotografías ayudaron bastante al respecto.

Kennedy News and Media

Algunas parejas comparten la pasión por la música y las artes, otras por los deportes o los animales. Pero solo ellos construyeron un matrimonio en torno a la hierba. 

 

Puede interesarte