Por Antonio Rosselot
23 enero, 2020

Aaron Gold y Laura King quisieron arrendar un departamento en Londres (Inglaterra), pero los altos precios los espantaron. Por lo mismo, decidieron hacer su casa sobre ruedas y cambiar radicalmente su estilo de vida.

Todos sabemos lo perverso y sádico que puede ser el mercado inmobiliario con nosotros, individuos que sólo desean tener un lugar al que llamar hogar. Arriendos carísimos, impuestos por aquí y por allá, comisiones para las corredoras de propiedades… los gastos se acumulan cada vez más, igual que la frustración y el cansancio.

Pero siempre hay alternativas mucho más rentables que, si bien requieren algo de sacrificio, pueden cambiar nuestras vidas. Es cosa de ver a Aaron Gold y Laura King, una pareja inglesa que decidió escaparse de los gastos y reducir sus costos de vida drásticamente.

Aaron Gold

Aaron y Laura, ambos de 24 años, se conocieron en la universidad y, una vez que terminaron sus carreras, debieron volver a la casa de sus padres en Londres y Leeds, respectivamente. Después de pasar tanto tiempo yendo y viniendo de ciudad en ciudad, era evidente que querían volver a estar juntos, así que buscaron alquileres en Londres. Pero los altísimos precios los espantaron de inmediato.

Después de un tiempo de reflexión, decidieron que lo mejor que podían hacer —tanto para ahorrar como para estar en contacto con el arte y los viajes, sus dos pasiones— era comprar un minibús y adaptarlo como vivienda. Así que simplemente lo hicieron.

Aaron Gold

“Un minibus permite que todos los lugares sean nuestra casa, ya sea en la cima de una montaña o a un lado de la playa. Después de un año ahorrando con nuestros trabajos, compramos una Renault Master del 2009 con 48 mil kilómetros por 5.200 dólares en Facebook”.

Aaron Gold a Metro

Pero no era cosa de llegar e instalarse: la pareja demoró seis meses en dejarlo completamente acondicionado, con cama y una agradable decoración con madera: ya que usaron material reciclado para gran parte de la remodelación, sólo invirtieron unos 1.700 dólares en el arreglo.

Aaron Gold

Una vez instalados, el cambio fue radical. Además de viajar por Alemania, España, Austria e Italia en su primera experiencia, Aaron cuenta que tanto sus gastos como los de Laura bajaron radicalmente por el solo hecho de no estar instalados en un lugar fijo.

“Este estilo de vida es increíblemente barato: gastamos sólo 130 dólares por semana y con eso cubrimos gasolina, comida, lavado y cualquier otra cosa que se nos ocurra. Si encontraras un departamento en el Reino Unido que cueste 130 dólares a la semana”.

Aaron Gold a Metro

Aaron Gold

Finalmente, Aaron comenta que hay mucha desinformación y mitos sobre la vida sobre ruedas, los que ellos también se enfrentaron en su minuto pero supieron falsear gracias a la experiencia.

“En primer lugar, la vida en una van no es tan compleja; la remodelamos completa sin experiencia previa. Número dos, la vida en una van es segura: ambos luchamos contra la ansiedad y nunca hemos tenido problema alguno de seguridad. Número tres, la vida en una van no tiene por qué ser asquerosa, siempre puedes encontrar duchas en gimnasios, piscinas públicas o incluso en la ruta”.

Aaron Gold a Metro

Aaron Gold

Si reducir los gastos es una de tus metas para este 2020, ¡aquí hay una manera fácil y entretenida de hacerlo! Total, esta vida es muy corta como para no arriesgarse y probar.

Puede interesarte