Por Andrés Cortés
11 julio, 2017

El final de esta historia nadie lo esperaba.

Ir a una boda puede ser un asunto engorroso si no tienes una pareja o amigo que te acompañe. Rechazar la invitación, puede ser aún peor. Y es en aquellas situaciones de dificultad en nuestra imaginación y creatividad aflora con mayor facilidad. Así ocurrió para Llia Apostolou, una joven inglesa que solicitó una pareja para una boda a través de Twitter.

La joven no tenía quien la acompañara, por lo que la famosa red social del pajarito se volvió en su mejor amiga y, con bastante valentía, solicitó a un varón de compañía.

¿Eres hombre? ¿Te puedo tomar prestado para una boda el próximo fin de semana? Puntos extras si puedes conseguir un bebé para que pretenda que es mío también”.

El tweet causó sensación y fue compartido en más de 1,000 ocasiones. De aquellos, alguno tendría que querer y acompañarla. Y así fue.

¡Puedo hacer esto, tengo traje y todo!

Y la conversación siguió, en donde Llia le contestó simplemente lo siguiente:

“Te veo en el altar”

Los comentarios de otros usuarios en la red social incitaban a que ambos se casarían, pero Llia solo se lo tomó con humor. Pero hoy, 3 años después de que la solicitud de un hombre de compañía se gestara a través de Twitter, nuevamente asistía a una ceremonia con aquel desconocido del entonces.

Pero esta vez era su propia ceremonia, pues acababan de contraer matrimonio.

“¡Lo hicimos! Acá estamos con mi esposa de regreso del registro civil”.

De acuerdo a Cosmopolitan, efectivamente se casaron. Pero no fueron juntos a la boda que esperaban ir y por la cual Llia conoció a Phil. Sin embargo, 3 años después no necesitaron una invitación para hablar, pues ahora ellos eran quienes planeaban y crearían su propia boda.

Sin lugar a dudas, el amor puede encontrarse en los lugares menos esperados y bajo las circunstancias más extrañas que uno pudiera imaginar.

Te puede interesar