Por Pamela Silva
12 agosto, 2019

Pero otros estudios dicen que las parejas felices también suben de peso, ¿acaso no se puede estar en pareja sin engordar?

Quiero que sepan que estoy bastante ofuscada en este momento, por no decir molesta. Resulta que un estudio del Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio reveló que las discusiones de pareja pueden provocar que uno de los dos o ambos engorden.

Suban de peso, ganen unos kilitos extras. Lo cual quiero informarles no tiene nada de malo, tener un poco de grasa extra no es algo terrible y siguen siendo personas hermosas, eso no cambia por unos cuantos kilos más.

Lo que me tiene ofuscada es que este estudio dice que si las parejas pelean suben de peso, pero también hay otros que indican que si son felices también suben de peso.

Pexels

¿Cuál es la realidad entonces, amigos? ¿Si somos felices vamos a subir de peso y si pasamos discutiendo también? Conclusión: subirán de peso pase lo que pase en su relación, ¿es eso acaso?

Según este nuevo estudio, el estrés, los problemas anímicos, la depresión y las discusiones constantes interfieren con cómo procesamos nuestra ingesta alimenticia.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron a 40 parejas de entre 24 y 61 años que llevaban juntos un promedio de 3 años. A cada pareja se les puso un tema de debate que aseguraba terminaría hacerlos discutir entre ellos.

Pexels

Junto a la discusión, les sirvieron un menú que contaba con 930 calorías. El resultado fue que quienes pelearon de manera “más agresiva o enérgica” quemaron en promedio 31 calorías menos por hora, presentaron mayor cantidad de insulina en la sangre y tuvieron un pico de triglicéridos, que se traducen en cinco kilos extra de peso al año.

Así que la próxima vez piensen dos, tres y cuatro veces sí aquello por lo que están discutiendo vale la pena.

Puede interesarte