Por Lucas Rodríguez
6 septiembre, 2019

Aleasha quería pedirle a su hombre que se casara con ella de una manera novedosa. Pedir matrimonio dentro de una boda nos parece la definición de ‘novedoso’.

La frase común dice que el matrimonio es el día más importante en la vida de una mujer. No sabemos si esto se sostenga hoy en día, con los matrimonios a la baja y las relaciones alternativas y menos compromisorias siendo algo ya completamente común y normal. Pero si el matrimonio está dentro de los planes de una pareja, todos los elementos que llevarán a ellos deben ser realizados con cuidado y caer con precisión en su lugar.

Una de las más importantes de estas, es la manera en la que le matrimonio será propuesto. Suele ser el hombre quien se encarga de esta tarea, pero cada vez más mujeres están dejando atrás esto y tomando la iniciativa, sorprendiendo de manera muy positiva a sus parejas.

Pixabay

Aleasha Pilawa decidió tomar al toro por las astas con lo que se refería a su matrimonio. No solo iba a ser ella quien le propondría a su novio, sino que crearía todo un espectáculo en torno a ello, con el que despistaría a Paul de una manera tan impresionante, que nunca se esperaría que una propuesta que cambiará su vida venía hacia él. 

El plan fue casi maquiavélico en su perfección: Aleasha le informó a Paul que en un par de meses más asistirían al matrimonio de una de sus amigas. Lo que no sabía Paul, es que todo era una treta.

Wales Online

La pareja preparó sus atuendos y agendó un día que dedicarían solo a la boda de esta ‘amiga’ de Aleasha. Llegaron al matrimonio y se encontraron con otras amigas de Aleasha, quienes eran parte del engaño. El único que no sabía ni sospechaba nada era Paul, quien simplemente estaba ahí para acompañar a su novia.

Todo se dio con normalidad, hasta que llegaron al momento en que la novia debía subirse al altar. Aquí fue cuando Paul notó que estaba ocurriendo algo anormal, cuando envés de la novia, fue Aleasha quien se adelantó y lo llamó a su lado.

Wales Online

sin embargo, Paul iba a demostrar que estaba a la altura de su novia, en lo que se refiere a la capacidad para las bromas. Cuando Aleasha le preguntó, frente a todos sus amigos y familiares, si se casaría con ella, Paul le dijo que no. Acto seguido, le dio la espalda y corrió hacia la salida…

Pero un momento después interrumpió su carrera, y con una sonrisa en sus labios, se acercó a su novia para decirle que solo estaba bromeando y que feliz se casaba con ella.

Wales Online

Esta es una pareja que nunca olvidará cómo llegaron a casarse.

Puede interesarte