Por Ronit Rosenberg
27 agosto, 2018

«Mostrarle a un niño cómo matar pájaros es asqueroso y sangriento», dijeron cibernautas furiosos.

Si viste la serie de Netflix «The Crown» seguramente ya sabes que para los miembros de la Corona británica ir a cazar animales en Balmoral, Escocia, es uno de sus pasatiempos favoritos. El padre de la Reina Isabel II era adicto y se escapaba cada vez que podía. Le traspasó el «gusto» a sus dos hijas, Isabel y Margarita; la monarca a su hijo Carlos, y el Príncipe de Gales a sus respectivos hijos, William y Harry, y ahora le ha tocado por primera vez al pequeño George. Y así ha quedado instalada esta «tradición» en diferentes generaciones reales.

Gtres

George, de tan solo 5 años recién cumplidos, fue llevado al Castillo de Balmoral con sus padres los Duques de Cambridge, Kate y William. El pequeño -algún día rey- presenció por primera vez cómo su padre cazaba una especie muy especial y escasa de aves; gallo lira. 

Gtres

Al ser una tradición muy especial dentro de la Corona, este evento fue muy importante y fue conmemorado con un almuerzo íntimo en el Castillo, al que asistieron también Carlos, Camilla y hasta la misma Reina Isabel II, el Príncipe Eduardo y su familia, de acuerdo al sitio Scottish Mail.

Desgraciadamente, este tipo de «actividades» son obligatorias en la formación de los niños de la Corona. Así como también deben cumplir con estrictas horas de música, deporte y otros estudios teóricos a la semana.

Gtres

Pero ningún cibernauta se tomó positivamente este «evento de iniciación» del pequeño. A la Corona le llovieron incesantes y brutales críticas, y sobre todo a William y a Kate. Los cibernautas furiosos apuntaron a que los Duques de Cambridge eran unos «hipócritas» pues cuando había nacido George dijeron que lo querían criar de una forma diferente; más moderna, con menos normas y protocolos pomposos y así poder formar a un niño normal.

PA

Pero con esto, demostrarían todo lo contrario. Lo catalogaron hasta como abuso infantil:

«¡Qué pasatiempo! – Matar por entretención. Mostrarle a un niño cómo matar pequeños pájaros es asqueroso y sangriento. Espero que el pequeño no tenga pesadillas. Ojalá quede tan traumado que no quiera hacerlo más»; «¡Qué les pasa a estas personas? Incitando actividades sangrientas a un niño debiese ser visto como abuso infantil. No es que me esperaba en todo caso nada mejor de ellos. Otra generación de abusadores de animales en una larga línea»; «¿Cómo siguen haciéndolo el 2018? ¡Es asqueroso!«; «Estas personas son unos parásitos, es hora que abandonen sus palacios y castillos. Todo el dinero que ahorraría el Reino Unido en seguridad es increíble»; «Qué desilusión de William y Kate. Pensé eran distintos, qué mal ejemplo», fueron algunos de los comentarios en Internet respecto a la noticia.

PA

El Palacio de Kensington no se ha referido oficialmente a este suceso y menos a los ataques que han recibido.

La mayoría de Inglaterra apoya a la Corona y les gusta ser partícipe de sus eventos, y bueno, al mundo entero en realidad. Sin embargo, es verdaderamente indignante que aún en el 2018 sigan haciendo estas prácticas irresponsables, inmorales e irrespetuosas. Se entiende que era una tradición de generaciones pasadas, pero hoy ya deberían hacer un cambio, al menos no involucrando a niños y generaciones jóvenes de la realeza.

PA

Ojalá que sean condenados igualmente como el mundo entero lo hizo con el rey emérito Juan Carlos I de España, quien se vio obligado a dimitir en favor de su hijo luego de que lo pillaran cazando elefantes por entretención.

¿Qué opinas?

Puede interesarte