Por Pablo Román
8 mayo, 2018

La falda tenía incrustaciones de rubíes y esmeralda. No necesitó a nadie para destacar.

Debemos destacar que la extravagancia se tomó la Met Gala de este 2018. En años anteriores, eran sólo unos pocos los que se atrevían a usar algo osado, distinto y ostentoso, sin embargo, en la versión de este año hemos visto todo lo contrario. En gran medida, esto se debe a la temática con la que se basó este año: “Cuerpos celestiales: Moda y la inspiración católica”.

Algo que calza perfecto con las personalidades varios de ellos, que se creen casi dioses.

Twitter/Complex

*Wakanda forever*

Entre el mar de herejía, es necesario destacar un precioso vestido que se robó la mirada de muchos.

¿Quién es la culpable?

Blake Lively.

Instagram

Esta vez no se presentó junto a su esposo Ryan Reynolds, pero él no fue necesario para que destacara.

¿Quién necesita a un hombre si puedes usar esto?

REX/Shutterstock

Lo siento Ryan.

Salió de la limusina usando un corpiño dorado, una falda escarlata y zapatos del diseñador Christian Louboutin.

REX/Shutterstock

La parte superior estaba adornada con hilo de oro, rubíes, joyas de esmeraldas y un generoso escote.

Vogue

El vestido era largo, generaba un precioso efecto al subir las escaleras y tenía secciones con trasparencias.

Este año puede que sea mi vestido favorito”, confesó a Vogue y , además, contó que “estuvieron trabajando cerca de 600 horas” para lograr esta preciosura.

Startrackphoto

Esto fue lo que ella usó el año pasado.

Instagram

Esta vez si llevó a Ryan Reynolds como accesorio. 

Instagram

No lo sé, pero yo me quedó con este Versace de este año.

Splash

¿Qué opina el resto?

MEGA

10/10

Puede interesarte