Por Gillian Armstrong
27 noviembre, 2017

No te vayan a descubrir a ti.

Muchos nos hemos excedido un día de semana para despertar como si alguien nos hubiese pegado con un hacha en la cabeza. Hay algunos para quienes esta situación es bastante frecuente, y no tienen asco en hablar con sus jefes para pedirles un día libre. Pero no hay que escupir al cielo, porque varios hemos sido o seremos culpables del maldito alcohol. 

Miguel se fue de farra y quiso comunicarse con su mandamás para pedir un día libre para él, pero al parecer estaba un poco perdido en el tiempo y las respuestas de Juan Carlos (su jefe) lo mantuvieron siendo víctima de una buena broma durante un buen rato. El troleo que le hizo fue realmente épico. 

Ve la conversación en detalle y ríe de este fiestero empleado.

Whatsapp
Whatsapp
Whatsapp
Whatsapp
Whatsapp
Whatsapp

Sin duda que el jefecito lo supo hacer muy bien, y esperemos que Miguel se recupere de esa mala sensación más temprano que tarde, aunque después de todo, lo comido y lo bailado no se lo quita nadie. 

Puede interesarte