Por Ronit Rosenberg
12 septiembre, 2018

Se declaró atea, pero es la reina de la monarquía más católica del mundo…algo no calza.

No vamos a olvidar el numerito que montó Letizia en marzo pasado en la misa de Semana Santa en la Catedral de Palma de Mallorca al interponerse sin reparos entre una foto que se quería tomar su suegra con sus hijas, Leonor y Sofía. Todo quedó registrado en un video y fue la gota que rebalsó el vaso: la relación entre la esposa de Felipe y los reyes eméritos ya no daba más.

youtube

Tanto España como el mundo enteró condenó el comportamiento de Letizia, llamándola falta de respeto y engreída con su suegra, la que le había enseñado todos los protocolos y que la ayudó a integrarse a la Corona, según fuentes cercanas al Palacio.

En un intento desesperado por hacer notar que todo estaba bien y que sólo se había tratado de un intento desesperado de  Letizia por proteger a sus pequeñas, días más tarde se mostraron todos como una “familia feliz” yendo juntos al Hospital a ver al Rey Juan Carlos. Incluso, Letizia le abrió sonriente la puerta del auto a Sofía.

Gtres

Pero lo cierto es que nada de eso pudo disfrazar más ya el tenso ambiente que se vive actualmente en la Corona española. La actitud displicente y el fuerte carácter de la ex periodista genera escándalos y polémicas que el Palacio ya no puede esconder.

AP

Recientemente Doña Letizia hizo otra vez de las suyas, y nuevamente en una misa. No fue tan escandaloso como con lo que ocurrió en Mallorca, pero igualmente se ha generado un pleito pues ha dejado avergonzado a su marido el Rey Felipe y a sus hijas por rechazar la tradición católica.

El hecho sucedió durante una ceremonia en la basílica de Covadonga para celebrar el centenario de la coronación canónica de la virgen de esa localidad. Felipe y las infantas Leonor y Sofía se acercaron al altar y se persignaron, tal como dicta la norma por respeto y devoción católica. Pero Letizia se negó y se quedó más atrás. 

AP

Aunque no parezca algo tan grave, en realidad sí lo es porque es un rechazo tácito a las tradiciones católicas. Según la Revista Vanity Fair España, Letizia se ha declarado atea y no sigue ningún rito religioso. En cualquier otra parte del mundo y en cualquier otra posición, no habría problema porque hoy debe haber libertad de culto y cada uno decide qué religión seguir.

Sin embargo, esto ha generado mucha polémica y controversia porque se trata ni más ni menos de que la monarca de España, la familia real más católica de todo el mundo, está rechazando la base de sus creencias.

¿Qué te parece?

Puede interesarte