Por Kat Gallardo
9 Agosto, 2017

Alguien no se portó muy bien el fin de semana pasado.

Malia Obama, la hija mayor de Barack y Michelle Obama, tuvo tanto éxito en Lollapalooza que tuvo que ser escoltada hasta la salida como toda una estrella de rock. Si bien no estaba en el line up oficial del Festival, llamó la atención más que si lo hubiera estado. La idea era disfrutar como todos, pero lo tuvo demasiado difícil.

Happy ice cream day y'all. . . . . Guess which video I'll be posting next… Hint: An animation song. @obama.malia

A post shared by Malia Ann Obama (@obama.malia) on

De esto aprendimos que, no importa que ansíes con toda tu fuerza ser una chica de 19 años igual que el resto, porque si tu papá fue el Presidente de Estados Unidos, la vida pública jamás será un asunto fácil. A una que es como todas, podrán aplastarla en los conciertos, pero a una Obama y se entiende. Es muy probable que a pesar de inmiscuirse entre la multitud, Malia haya estado siendo protegida por guardaespaldas, quienes estaban atentos a cualquier situación fuera de lo común (para ella), como ser rodeada por una gran multitud.Parafraseando una gran enseñanza, “tú no escogiste la vida presidencial, la vida presidencial te escogió a ti”, Malia. Es una pena que existan tantas reglas para -simplemente vivir-, pero la seguridad de las hijas de cualquier ex mandatario, son una cosa seria.

TMZ

Lo divertido del asunto fue que lejos del glamour que pudo vivir saliendo de la Casa Blanca, esta vez fue escoltada por un carrito de golf. Era lo único que podía sacarla de ahí sin llamar la atención en extremo. Así fue Malia le dijo adiós a la jornada de Lollapalooza.

Pobre Malia, sólo quería disfrutar de su juventud pero terminó todo en la prensa. Sus bailes, el beso a un chico y hasta la escapada en un carrito de golf en medio de la multitud ¡Esperemos que papá Obama no se enoje!

Te puede interesar