Por Antonio Rosselot
7 septiembre, 2020

El Aveda Resort de Kerala (India) no recibe huéspedes desde marzo por el estricto confinamiento en el país, pero se las han arreglado ingeniosamente para mantenerse con vida. El hotel espera ganar más de 40 mil dólares con la venta de estos peces “Karimeen”, muy utilizados en la cocina local.

Uno de los sectores más golpeados por la pandemia de COVID-19 fue el del turismo y la hostelería. Miles de hoteles, restaurantes y resorts vieron disminuidas al máximo sus ganancias ya que no les fue permitido funcionar durante el aislamiento y la cuarentena.

Sin embargo, esta época también hemos visto a mucha gente solucionando creativa e ingeniosamente el problema de la falta de ingresos. En este caso, un resort ubicado en la ciudad de Kerala (India) utilizó una técnica muy novedosa para adaptarse a los tiempos revueltos de pandemia.

AFP / Arabnews

De acuerdo a lo reportado por los portales AFP y Arabnews, el Aveda Resort convirtió sus lujosas piscinas en una enorme granja de piscicultura, lo que ha permitido que el hotel siga funcionando en estos meses a pesar de no estar recibiendo huéspedes.

“No hemos tenido ganancia alguna, así que en junio pusimos alrededor de 16 mil peces de dos meses de edad en las piscinas”.

Jyotish Surendran, administrador general del Aveda Resort, a AFP

En general, estas piscinas de 150 metros de largo en total están llenas de turistas provenientes de Europa, EE.UU y otros lugares, pero ahora es el turno de los peces localmente denominados como Karimeen (Etroplus suratensis), que son ampliamente usados en la cocina del sur de India y Medio Oriente.

AFP / Jakarta Post

Este pescado alcanza su tamaño máximo a eso de los ocho meses, por lo que después de alcanzado ese plazo, los ejemplares serán exportados a Medio Oriente en noviembre, inicialmente.

El resort busca una ganancia de unos 40.200 dólares tras la venta, la que de todas maneras no será suficiente para cubrir las pérdidas que les ha dejado el confinamiento y la pandemia. Sin embargo, Surendran espera que el dinero los ayude a cubrir las cuentas básicas para mantener el negocio funcionando una vez que retornen los turistas.

El Aveda Resort, antes de la transformación de sus piscinas. (Agoda)

Además, en Aveda Resort encontraron un negocio para complementar en el futuro. El mismo Surendran dice que tratarán de encontrar un “terreno” alternativo para desarrollar este conocimiento nuevo y armar un proyecto más grande.

Háblenme de hacer limonada con la lluvia de limones que cayó allá…

Puede interesarte