Cualquiera se habría quebrado así…

Ya se cumplirán 20 años desde la muerte de la Princesa Diana, pero todo lo que rodea el trágico momento parece no querer cerrarse… y puede ser que nunca lo haga. Era considerada la Princesa del pueblo y todos los ojos siguen puestos en su familia, a la que la gente admira e incluso ha llegado a querer.

AP

Hoy en día seguimos pendientes de lo que pasa con todos ellos, pero especialmente con Harry… y en septiembre de 1997, para el funeral de su madre, también lo observábamos específicamente a él. Tenía solamente 13 años y era muy difícil verlo atravesando algo tan fuerte a tan corta edad.

AP

Y en la nueva biografía del Príncipe Carlos, de Sally Bedel Smith, se revela un secreto de la ceremonia que muestra que para Harry todo fue incluso más desolador de lo que ya creíamos.

Carlos quería que sus hijos, Harry y también William, caminaran junto a él, su tío y su abuelo tras la carroza que llevaba el ataúd de su madre. Era algo doloroso pero también una tradición para los hombres de la realeza.

Corbis

Ni Harry ni William estaban seguros de hacerlo… no sabían si serían capaces de realizar esa caminata sin quebrarse.

Pero fue el abuelo de ambos, el Príncipe Felipe, el encargado de ayudarlos a tomar la decisión.

Se sentó junto a ellos y les dijo: “Si no caminan junto a ella, podrían arrepentirse en el futuro. Creo que deberían hacerlo. Si yo camino, ¿caminarían ustedes conmigo?”.

PA

Y así lo hicieron… y aunque debe haber sido sumamente difícil, se acompañaron como familia, y todos quienes los veían pasar enviaron sus fuerzas y apoyo, conmovidos también al fijarse que sobre el ataúd había una carta que con la letra de Harry decía simplemente: “Mummy”.