Por Antonio Rosselot
31 julio, 2020

En su discurso navideño de 2019, Isabel II estuvo acompañada de varios retratos de sus familiares, menos el de Meghan y Harry. Fue la gota que rebalsó el vaso.

Meghan Markle y el príncipe Harry siempre están en boca de la opinión pública, sobre todo después de su complicada salida de la familia real a principios de este 2020.

Ahora, nuevos detalles de ese quiebre saldrán pronto a la luz. Finding Freedom es el nombre de la biografía no autorizada de la pareja, escrita por los periodistas británicos Omid Scobie y Carolyn Duran, que expondrá los momentos más álgidos de su vida como parte de la familia Windsor.

El libro —que saldrá a la venta el 11 de agosto— cuenta todo tipo de anécdotas e historias de los ex duques de Sussex, pero hay una que resalta por sobre las demás y que, según la publicación, fue donde se concretó virtualmente su salida de la realeza británica.

AFP

Harry y Meghan estaban pasando por un duro momento tanto a nivel personal como público: además de sus disonancias con la corona, estaban siendo muy criticados por la opinión pública.

De acuerdo a la biografía, la pareja llegó a un punto de quiebre en la Nochebuena del año pasado, luego del tradicional discurso que la Reina Isabel II hace todos los años. Harry y Meghan rechazaron la invitación de la reina a pasar Nochebuena con el resto de la familia en la finca real de Sandringham, lo que tuvo consecuencias inmediatas. 

PA

La monarca se dirigió a su gente sentada en un escritorio, acompañada por varios retratos de su familia: el príncipe Carlos y Camilla Parker, el duque Felipe de Edimburgo, su padre Jorge VI y sus favoritos, William y Kate de Cambridge junto a sus hijos.

Sin embargo, no había rastros de Meghan y Harry, y menos de su hijo Archie.

Para ellos, fue la gota que rebalsó el vaso. Sintieron que con esa omisión, la reina los estaba hundiendo aún más en sus complicaciones y dudas.

Reuters

Según el libro, «para Harry y Meghan, aquello fue otra clara señal de que tenían que forjar su propio camino fuera de la monarquía», además de que la pareja «llevaba tiempo sintiéndose apartada contra su voluntad de la institución» y «no sentían a la familia real como parte de su futuro».

Harry habría tomado la decisión final de alejarse de su familia, y alquiló una mansión en Vancouver (Canadá) con Meghan para pasar las fiestas fuera del Reino Unido. Allí vieron el discurso de la reina y, de un momento a otro, se terminó de fraguar el asunto.

AFP

Pocas semanas después, el 8 de enero de este año, la pareja anunció su intención de salir de la realeza británica. Dos meses después se movieron de Vancouver a Los Angeles (EE.UU), y en abril se oficializó el quiebre. 

El resto es historia.

Puede interesarte