Por Daniela Morano
30 octubre, 2018

No creo que haya disfraz más perturbador que este.

Para este Halloween no es necesario que piensen en películas de terror, en sangre, casas embrujadas o cosas por el estilo. La realidad es, sin lugar a duda, muchísimo más aterradora que todo eso. Y si eres mujer y además madre trabajadora, entonces mejor detenerme porque se me ocurre algo más escalofriante que vivir con todas esas responsabilidades y prejuicios de por medio.

Jillian Hartstock sabe de aquello, pero porque ha visto cómo su mamá, Lindsay, vive a diario el reto de sustentar una familia de 9 hijos además de mantener a flote el negocio familiar junto a su esposo Kyle.

“Tenemos 9 hijos y un estudio de fotografía. Jillian me ve cómo intento lidiar con nuestra enorme y activa familia además de mi profesión.. ella me ayuda mucho así que sabe exactamente lo que se siente ser una mamá cansada (¡y hermana!) y pensó que sería el disfraz perfecto para ella“, le explicó a ScaryMommy.

“Habiendo crecido en una familia tan grande ha visto el sudor y las lágrimas que hay de por medio en criar tantos niños. ¡Me encantan estas fotos! Le dije que sonriera y me dijo ‘estoy feliz, pero soy una mamá agotada, así que no puedo salirme de personaje'”.

Facebook hartsocksphotography

La foto fue compartida por la misma Lindsay en su cuenta de Facebook donde ha recibido sobre 28 mil likes y ha sido compartida 47 mil veces, entre los miles de comentarios que ha recibido por este divertido disfraz.

“Muchas mamás dicen que las hace sentir menos sola que otras cuenten su experiencia con la maternidad. ¡Los comentarios más divertidos eran los de mamá diciendo que no tienen ni que pensar en qué vestirse para Halloween porque así se ven todos los días!”, comentó Lindsay.

Y ahora, lo más importante. ¿Cómo conseguir este look?

Recogerse el cabello pero mantenerlo lo más desordenado posible, cosa que se vea como que no es gran esfuerzo. Además, se ve tenebroso al pensar que ardillas podría vivir entre medio. Luego, ojeras MUY oscuras (¿O es acaso el rimel del día anterior?).

No olvidar un café en mano, un sweater demasiado grande para tu cuerpo, un paño para limpiar la comida derramada, pañales para bebés, calzas negras y claro, unas pantuflas.

Facebook hartsocksphotography

Ah, no olvidar el bebé. Después de todo, son prácticamente los protagonistas.

Puede interesarte