Por Luis Aranguren
28 julio, 2020

El regalo fue hecho por una madre a su hija antes de morir de cáncer, tiene un valor incalculable.

En ocasiones solemos tener objetos que significan mucho para nosotros, que sin importar que el valor monetario sea bajo son de nuestro interés. Esto es algo que Ryan Reynolds entiende y por eso se ha unido a ayudar a una mujer a reunirse con el oso de peluche que le obsequió su madre antes de morir.

A través de Twitter el actor pidió a sus seguidores ayudarlo a encontrar aquel tierno oso de un valor sentimental incalculable.

Para facilitar el proceso ofreció 5 mil dólares canadienses, con tal de tener al pequeño en manos de su dueña, además, no hará ningún tipo de preguntas. Ella necesita su oso para estar en casa y es todo a lo que al actor de Deadpool le importa.

Según CBC el oso le pertenece a Mara Soriano y tiene una grabación que su madre hizo antes de morir dentro y que ella escucha cada noche.

Instagram / Ryan Reynolds

A ella no le importa recuperar su Ipad o su Nintendo Switch, simplemente quiere recuperar la voz de su mamá que por ahora ha perdido. Su madre falleció por culpa de un cáncer en julio de 2019 y desde entonces solo tiene esa nota de voz dentro del oso para recordarla.

Todo ocurrió durante una mudanza, cuando un amigo de ella los llamó para avisarles que había sido atropellado. De inmediato dejó lo que hacía y fue a ayudarlo, en ese momento de descuido parece que alguien tomó la bolsa y se fue.

«En el hospicio su voz era diferente. Mucho más suave. No con la madre con la que crecí. Ese oso es el último recuerdo que tengo de ella hablando con su voz normal».

-Mara Soriano

El dinero no significa nada en comparación a lo que implica tener el oso de vuelta con ella, que bueno que Ryan se ha unido a su lucha. Seguro ahora podrá encontrarlo con más facilidad, si el ladrón estaba al acecho no querrá perderse esa recompensa.

CBC / Mara Soriano

El oso tiene un mensaje en filipino, el idioma natal de su madre y un idioma con el que se contactaba con más facilidad. No podemos imaginar el dolor y desespero por el que puede estar pasando, solo podemos esperar que lo tenga pronto entre sus manos.

CBC

Un claro ejemplo que en ocasiones las cosas más importantes no tiene precio, pero sí un valor incalculable y daríamos la vida por tenerlas de vuelta.

Puede interesarte