Por Lucas Rodríguez
6 noviembre, 2019

Para qué decir lo bien que te va a hacer verte en el espejo con piernas tonificadas.

Nadie te va a discutir que el ejercicio es algo completamente necesario para nuestras vidas. Es cosa de pensarlo: nuestros cuerpos pasaron varios cientos de años acostumbrados a una vida que ocurría en el exterior, donde debíamos completar arduas tareas de recolección de vegetales en los campos, o incluso, viajando de un lugar a otro para comprar algún producto o realizar un encargo. Nuestros organismos se adaptaron a la vida en movimiento, al igual que lo hicieron los de le resto de los miembros del reino animal.

Repentinamente, cerca de la mitad del siglo pasado, los empleos comenzaron a ocurrir casi todos dentro de edificios. Las tareas físicas pasaron a ser reemplazadas por tareas del cerebro. Nos convertimos en personas que pasan la mayor parte de su tiempo sentados, en muchos casos en un escritorio frente a un computador. Esto fue imposible de evitar, tanto como predecir. Nuestro cuerpos no han tenido el tiempo para adaptarse. De ahí que sea clave salir a estimularlos por nuestra propia cuenta. 

Pixabay

El surgimiento de la industria del ejercicio y el fitness es una consecuencia obvia de las vidas modernas que estamos llevando. Sea hacer yoga y encontrar tu centro espiritual o asistir a un gimnasio y darte cuenta de cuál es el límite de tu resistencia, el estimular nuestros músculos o totalmente clave para llevar una vida saludable. 

Quizás el más común de estos ejercicios, tanto por lo sencillo que es de realizar como por lo efectivo y entretenido, es salir a correr. Además de esto, los estudios no paran de decir que es uno de los mejores ejercicios disponibles para nosotros.

Pixabay

El más reciente de estos estudios, aparecido en el British Journal of Sports Medicine, destacó los enormes beneficios que correr tiene para nuestras vidas. Recopilando los datos de investigadores de lugares tan disímiles como Australia, Tailandia y Finlandia, llegaron a la conclusión que salir a correr tan poco como 50 minutos a la semana, reporta un beneficio a la salud que se traduce en una reducción de un considerable 27% en la posibilidad de muerte prematura. 

Las personas fueron monitoreadas por tiempos tan largos como 35 años, pudiendo trazar una correlación directa entre las personas que murieron a edades jóvenes con las que llegaron a edades avanzadas, y el tiempo que dedicaron al ejercicio en sus vidas, particularmente, a salir a correr.

Pixabay

Aparte que 50 minutos a la semana no es nada. Todos lo podemos lograr.

Puede interesarte