Por Daniela Poblete
14 diciembre, 2018

La actriz batallaba duramente contra una displasia renal.

La exitosa serie Modern Family cuenta con un elenco que en cada capítulo nos saca más de una sonrisa, pero a diferencia de lo que vemos en pantalla una de las actrices se ha mantenido durante años afrontando duras dificultades por sus problemas de salud. 

Si bien Sarah logra encantar con su papel dentro de la serie la verdad es que fuera de cámara la joven intenta luchar por su vida debido a que los problemas la han llevado a pensar en quitarse la vida como solución. 

Desde pequeña fue diagnosticada con displasia renal que provoca que la morfología de los riñones se vea alterada por lo que su vida comenzó muy diferente.

De hecho en 2012 tuvo que someterse a un transplante de riñón que su padre le donó.  

Lamentablemente su cuerpo rechazó el órgano y cansada de someterse a constantes intervenciones quirúrgicas comenzó a sentirse muy deprimida, debido a que todo lo que había pasado. 

View this post on Instagram

27. You were amazing. 28? Whatcha got for me?

A post shared by Sarah Hyland (@sarahhyland) on

“En ese momento estaba muy deprimida y contemplé durante mucho tiempo la idea de suicidarme.Es que sentí que si un miembro de tu familia te da un órgano y este falla, sientes que es tu culpa, no lo es, pero lo sientes”, dijo a Self

Además, la joven mostró las cicatrices que han quedado en su cuerpo luego de las intervenciones que han sido 16 en total. Una por hernia abdominal y endometriosis, que dejaron más marcas en su piel. 

Self

En este momento Sarah sigue el tratamiento de diálisis y recibió por tercera vez un transplante de riñón, que en esta oportunidad fue donado por su hermano menor Ian y aunque todo ha funcionado bien teme que las cosas vuelvan a complicarse. 

A pesar de no sentirse completamente bien esperamos que en esta ocasión todo funcione de maravilla y podamos verla sonreír detrás de cámaras.  

Puede interesarte