Por Pamela Silva
8 Agosto, 2017

Pocas parejas han sobrevivido a esto.

Lo bueno no dura para siempre, y Chris Pratt con Anna Faris no lo acaban de demostrar de la forma más dolorosa posible: terminando su matrimonio de ocho años. Eran una de las parejas más sólidas de Hollywood, de esas que nos hacían creer que el amor verdadero existía y que si ellos podían tener una relación así de preciosa, uno también.

Pero terminaron y con ello mis últimas esperanzas de encontrar alguien que me acepte así tal cual soy. La noticia la dieron a través de un comunicado en redes sociales:

Anna and I are sad to announce we are legally separating. We tried hard for a long time, and we’re really disappointed. …

Posted by Chris Pratt on Sunday, August 6, 2017

“Anna y yo estamos muy tristes de anunciar nuestra separación legal. Intentamos por mucho tiempo y estamos realmente decepcionados. Nuestro hijo tiene dos padres que lo aman profundamente y por su salud mental queremos mantener este proceso lo más privado posible”.

¿Qué fue lo que sucedió entre ambos? ¿Cómo pasaron de ser una de las parejas más adoradas a divorciarse? Pues la verdad es que como en cualquier relación, las cosas nunca son tan buenas como se ven.

Radar Online recopiló una serie de entrevistas pasadas, tanto a Anna y Chris, como a fuentes cercanas a ellos, para tratar de entender qué fue lo que pasó.

Y es que aparentemente todo el problema habría comenzado cuando la fama de Chris comenzó a despegar desde que se estrenó Guardianes de la Galaxia.

“El ego de Chris ha explotado”, comentaba una fuente cercana al actor en 2015.

“Él es arrogante y rudo con Anna, quien se preocupa de ser noticias viejas ahora. Todas las diferencias entre ambos han salido a la superficie”.

-Fuente cercana a Chris.

Considerando que Anna había comentado que fue su propia fama lo que destruyó su matrimonio con el actor Ben Indra, es posible que este haya sido un tema bastante complejo.

National Enquirer a comienzos de este año desclasificó que el actor comenzó a alardear sobre cuánto dinero estaba ganando y ha preocuparse excesivamente de su físico.

Y no hay que olvidar que Chris solía ser el gordito simpático de Parks and Recreation.

Pero el gran problema sería que mientras Anna quería agrandar la familia y una vida más estable, Chris quería seguir viajando por el mundo haciendo películas taquilleras. 

“Cuando se casó con Anna en 2009, ella era mucho más famosa que él. Ahora él está en la cima de la cadena alimenticia de Hollywood, que viene con oportunidades de llevarlo por todo el mundo, grabando películas que lo llevan fuera de su casa por meses.

No quiere más niños, al menos no en el futuro cercano, porque no puede mezclar el agrandar la familia con su carrera”.

-Fuente cercana a TMZ.

Anna por su parte comenzó a perder peso y más de una vez habló sobre lo complejo que era mantener una relación a distancia.

“En este loco mundo donde él está fuera haciendo películas y yo estoy criando a nuestro hijo en Los Angeles es normal que me vaya a sentir insegura, a cualquier ser humano normal le pasaría. Espero que podamos sobrevivir la distancia”.

-Anna Faris en su podcast.

Pero todo parece indicar que no fue capaz de superar la distancia, fuentes cercanas a la actriz revelan que Anna comenzó a sentir demasiadas inseguridades al respecto de su relación.

Incluso se especuló de una aventura entre su entonces esposo y Jennifer Lawrence mientras grababan Pasajeros, pero ¡eran totalmente falsos!

Y quizá, fue ese cúmulo de cosas los que llevaron a la pareja al quiebre. Aunque probablemente nunca sepamos la verdad, pues ambos quieren mantener las cosas en privado, como debería ser.

Te puede interesar