Por Pamela Silva
6 enero, 2020

Ahora me fijaré con mucha atención cómo toman su café mis amigos, compañeros, familiares y ¡hasta desconocidos en la cafetería!

Para muchos de nosotros tomar el café sin azúcar es muy complicado, sobre todo cuando es café solo sin leche ni caramelo ni nada para acompañarlo. ¡Y es que es muy amargo! Entonces, no lo disfrutamos demasiado y posiblemente solo sedemos a restringirnos del azúcar cuando estamos demasiado dormidos y necesitamos despertar desesperadamente.

Pero hay personas que no, posiblemente todos tengamos ese amigo extraño -para nosotros, por supuesto es extraño- que simplemente no le pone azúcar al café.

Y ten cuidado, porque según un estudio de la Universidad de Inssbruck en Austria, quienes prefieren el café sin azúcar tienen tendencia a ser más malvados.

Warner Bros.

Aunque no sólo es el café sin azúcar, sino que el chocolate amargo, agua tónica y los rábanos.

El estudio se basó en encuestar a hombres y mujeres de 35 años promedio sobre sus preferencias en sabores, si les gustaba más lo dulce, salada, amargo o ácido. Después, compararon esos resultados con análisis de personalidad que le hicieron a las mismas personas para medir sus niveles de agresividad.

El estudio reveló que quienes preferían los sabores amargos tendían a presentar rasgos de psicopatía, narcisismo, sadismo y maquiavelismo. Y, quienes gustaban más de lo dulce, eran más amables.

Los investigadores no se quedaron con ese primer estudio solamente, sino que decidieron continuar investigando sobre el por qué de la relación entre el sabor amargo y esas cualidades. Lo que descubrieron fue que las personas hacen una asociación entre el sabor amargo y “algo peligroso” y encuentran satisfacción en consumir algo con esa carga de peligrosidad.

Eso sí, hay que tener en claro que el que a una persona le guste lo amargo no significa necesariamente que será malvado, porque los gustos pueden cambiar con los años y no es 100% determinante en la personalidad de alguien.

Puede interesarte