Por Camilo Morales
27 enero, 2021

Tras recibir la primera dosis en el país árabe, quienes opten por este paquete podrán disfrutar de 21 días de playas en la lujosa ciudad hasta recibir su segunda vacuna y volver a casa.

Durante las últimas semanas se ha anunciado el comienzo de la primera etapa de vacunación contra el COVID-19 en algunos países. Pero en Emiratos Árabes se vive de forma totalmente distinta, y es que ese lugar es uno de los únicos en el mundo en donde se permiten las vacunaciones privadas, por fuera del sistema público.

Y el proceso de vacunación ha adquirido otro carácter. Esto porque el exclusivo servicio de viajes y turismo británico, Knightsbridge Circle, ha abierto la posibilidad de que sus clientes puedan disfrutar de unas lujosas vacaciones a Dubái, Emiratos Árabes, las que vienen con vacunas contra el coronavirus incluidas.

AP

Según informó EFE, el fundador del club cuya cuota anual asciende a casi 34 mil dólares, Stuart McNeill, explicó que este tipo de vacaciones viene a suplir una falencia en el proceso de vacunación impuesto por el gobierno británico, el cual es a partir de los 70 años. 

Por eso, con las lujosas vacaciones de tres semanas a Dubái que cuestan unos 58 mil dólares, los clientes podrán optar por las dosis desde los 65 años. Además de eso, se incluyen todas las comodidades, como vuelos, traslados y alojamientos.

AP

Enviamos a nuestros médicos a casa de los clientes para hacerles la prueba PCR requerida para viajar y después los recibimos en el aeropuerto con representantes que les acompañan durante todo el trayecto. Al día siguiente de su llegada, cuando ya están acomodados, les enviamos un Range Rover o el coche de su elección para trasladarlos a nuestra clínica, donde reciben la primera dosis de la vacuna“, detalló McNeill.

Tras esa primera dosis, quienes opten por este paquete podrán disfrutar de 21 días de playas en la lujosa ciudad árabe. Luego del transcurso de esos días recibirán su segunda dosis, un certificado de inmunización y los pasajes de vuelta a sus hogares.

Reuters

La iniciativa ha generado división en redes sociales. Algunos usuarios la han visto como una forma positiva y eficaz de “descongestionar” y apurar la vacunación en un rango de la población. Sin embargo, hay quienes que argumentan que con esto se pasa por alto a la población de riesgo y funcionarios de la salud que necesitan ser vacunados antes. 

Por otro lado, el gobierno británico le restó piso a estas iniciativas y declaró que solo se debía acceder a la vacuna de coronavirus a través de los canales oficiales como el servicio público de salud.

Puede interesarte