Por Antonio Rosselot
5 julio, 2019

Ahora ya sabes: cuando te digan «El que apurado vive, apurado muere», simplemente no hagas caso.

Este artículo va dedicado a esas personas que andan completamente apuradas por la vida, cuya mirada solamente se dirige hacia adelante y sin importar lo que hay alrededor mientras caminan por las veredas de la ciudad. ¿Por qué? Porque un estudio publicado en mayo de este año por la Mayo Clinic señaló que las personas que caminan rápido podrían aumentar, en promedio, en unos 15 o 20 años su tiempo de vida.

Este estudio de gran tamaño fue realizado en el Reino Unido, y coleccionó información a partir de 475 mil personas que promediaron una edad de 52 años. Francesco Zaccardi, co-autor del estudio, comentó que este estudio varía de los anteriores, ya que se centra en el impacto del ejercicio y la masa corporal sobre la esperanza de vida de las personas.

«Los estudios publicados al día de hoy principalmente muestran el impacto del peso corporal y el estado físico en cuanto a riesgos relativos. Sin embargo, no es fácil interpretar un «riesgo relativo»; si hablamos de expectativa de vida, en cambio, es más fácil de interpretar y da una mejor idea de la importancia colectiva e individual del índice de masa corporal y el estado físico».

Francesco Zaccardi, co autor del estudio, en comunicado de prensa

Verywell Fit

A su vez, el especialista Tom Yates, investigador principal en el estudio, señaló que la investigación indicó que medir el ejercicio físico podría ser más beneficioso para el cuerpo que el citado índice de masa corporal (IMC), y que fomentar las caminatas rápidas en la gente podría hacer que aumenten sus años de vida.

El estudio arrojó que los participantes que hacían estas caminatas rápidas tenían una mayor esperanza de vida que los que no, independiente de su IMC. Para las mujeres, esta cifra se movió entre los 86,7 y 87,8 años, y para los hombres, de 85,2 a 86,8 años. En cambio, las personas que caminan más lento tenían una esperanza de vida mucho menor —72,4 años en mujeres y 64,8 años en hombres—.

The Oldish

Esto indica que, en promedio, las mujeres que hacen caminatas rápidas podrían vivir hasta 15 años más, mientras que sus pares hombres podrían aumentar su tiempo de vida en 20 años, aproximadamente.

«Si se hace correctamente y de manera consistente, caminar es una forma simple, gratuita y agradable forma de hacer ejercicio. Promueve la salud general y el bienestar mediante el ejercicio cardiovascular, fortaleciendo los músculos de todo el cuerpo y manteniendo el balance energético».

Gareth Nock, entrenador de GoodLife Fitness, a Global News

El mismo Nock hace unas recomendaciones para los caminantes, que deben tener estos puntos en cuenta para que el ejercicio sea óptimo: usar los tenis adecuados, cuidar la postura, mover los brazos al caminar, dar pasos más rápidos que largos para ir más rápido, cambiar la velocidad en intervalos, buscar subidas para entrenar la fuerza muscular y quemar calorías, y usar bastones para trabajar el tren superior del cuerpo.

Verywell Fit

Ahora ya sabes: cuando te digan «El que apurado vive, apurado muere», simplemente no hagas caso.

Puede interesarte