Por Camilo Morales
15 octubre, 2020

La cantante subió fotos en redes sociales luego de su embarazo, pero con esa reaparición también volvió a salir a la luz la demanda por plagio que tiene sobre sus hombros. El próximo mes, Katy Perry, deberá exponer sus argumentos al tribunal.

El rapero cristiano, Marcus Gray, mejor conocido como Flame, sigue adelante con su batalla por demandar a Katy Perry por plagio a su canción “Joyful Noise” (2008), la cual, según Gray, fue copiada por la artista californiana para crear la base de “Dark Horse” (2013), que fue parte del disco Prism. Frente a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, según información de Complete Music Update, el músico presentó sus argumentos citando a The Rolling Stones y Beethoven, para así demostrar que la línea melódica de la base de su canción debería tener derechos de autor.

Wikimedia Commons

Flame tuvo una pequeña victoria hace unos meses, luego de que un jurado de Estados Unidos dictaminara que la artista y los compositores de Dark Horse debían pagarle al rapero cristiano $2.8 millones de dólares por “daños” y el plagio de la canción. Sin embargo, esa alegría para el músico se desvanecería tras la decisión del juez que supervisaba el caso, quien anuló la decisión del jurado, que era pagarle la indemnización a Gray.

En ese momento, el jurado había dictado la decisión porque aseguraban que Katy Perry y su equipo habían eliminado detalles musicales de la base de “Joyful Noise” para hacer “Dark Horse”, pero la jueza Christina Snyder dijo que la acusación carecía de elementos legales y no se sostenía en su argumentación. Para la jueza el parecido entre las dos canciones “no era lo suficientemente sustancial como para aplicar la protección de los derechos de autor“.

Pero Gray criticó esa decisión en su argumentación, exponiendo que “el tribunal de distrito afirmó erróneamente que ‘una secuencia de tono no tiene derecho a protección de derechos de autor’. Quizás el tribunal de distrito no entendió que una secuencia de tono es el término técnico para una secuencia de notas musicales, es decir, una melodía. Los derechos de autor protegen definitivamente las melodías originales, y especialmente las melodías distintivas de ocho notas que se repiten a lo largo de una canción“.

Instagram @katyperry

Aquí vino la comparación con The Rolling Stones y Beethoven que hizo el rapero para continuar su exposición. Gray dijo que, según él, “no se necesita un doctorado en musicología para comprender la originalidad del riff de guitarra de dos compases que se repite a lo largo de la canción de los Rolling Stones ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’. O, de una época anterior, el motivo de ocho notas aún más simple que se repite en la ‘Quinta Sinfonía’ de Beethoven“.

De esta forma, el rapero aseguró que la decisión del tribunal era errónea, y que en este caso sí deberían existir derechos de autor que protegieran la composición de “Joyful Noise”, creada cinco años antes que “Dark Horse”. Ahora solo queda esperar cómo reacciona Katy Perry, quien hace poco reapareció en redes sociales luego de su embarazo. La cantante deberá exponer sus argumentos el próximo mes. 

En la nota te dejamos las dos canciones para que juzgues tú mismo.

Puede interesarte