Por Vicente Quijada
29 octubre, 2018

La artista que rompiera una foto del Papa Juan Pablo II en 1992 ahora profesa la religión musulmana.

A finales de 1977, el mítico cantante inglés, Cat Stevens, sorprendió al mundo cuando decidió convertirse al islamismo, cambiando su nombre por Yusuf Islam, el cual mantiene -y profesa- hasta el día de hoy. Sin embargo, él no fue el único, y ahora es otra legendaria artista quien cambió su culto de origen por el Islam: Sinéad O’Connor

O más bien Shuhada’ Davitt, el nuevo nombre que adoptó al cambiar su religión. La cantante irlandesa, que saltó a la fama con el cover de Prince “Nothing Compares 2 U”, realizó el anuncio a través de su cuenta de Twitter, el pasado 19 de octubre.

“Esto es para anunciar que orgullosamente me he convertido en musulmana. Esta es la conclusión natural del viaje de cualquier teólogo inteligente. Todo estudio de las escrituras lleva al islam. Lo que hace redundante todas las demás escrituras. Me darán un (otro) nombre nuevo. Será Shuhada’“, afirmó la cantante, quien en 2017 ya se había cambiado el nombre a Magda Davitt.

Luego, el imán irlandés Shaykh Umar también realizó una publicación anunciando la noticia, y dándole la bienvenida a Shuhada’ a su nueva religión. Por si fuera poco, la artista subió un registro de su primer intento de realizar el “adhan”, un tradicional canto de plegaria del Islam. Además, ha usado sus redes sociales para agradecer el apoyo e integración que le han dado sus nuevos hermanos musulmanes, en especial luego del difícil viaje que atravesó cuando su nombre era Sinéad. 

En 1990, se ordenó como sacerdote de la orden católica disidente de los tridentinos, y hasta se denominó Madre Bernadette Mary, en un acto que fue calificado como “extraño y absurdo” por la Iglesia católica irlandesa. En 1992, tras 3 años de mucho éxito, la ganadora de un Grammy generó polémica al romper, en medio de una edición de Saturday Night Live, una fotografía del Papa Juan Pablo II, a modo de protesta por los abusos infantiles en la Iglesia. Las consecuencias de ello se hicieron sentir de inmediato, sufriendo la caída de sus ventas, abucheos en conciertos y censura por parte de algunos sectores. 

Pasaron los años y las cosas no mejoraron, con Sinéad sufriendo una sobredosis en 2015, siendo internada, para luego perderse al año siguiente. Fue encontrada en Wilmette, una localidad cerca de Chicago, pero nada cambió, y la artista siguió publicando mensajes en tono suicida durante el último tiempo, causando la alarma entre sus seguidores.

 

Ahora, en una nueva etapa de su vida, esperemos que Shuhada’ encuentre la paz que tanto ha buscado. 

Puede interesarte