Por Lucas Rodríguez
20 diciembre, 2018

Hongos y esporas más cerca de lo que creías.

Como si faltaran razones por las que preocuparse, entre la sal disparándonos el colesterol y el azúcar dándonos infartos, un nuevo estudio encontró que una de las actividades más inocentes y cotidianas que hacemos en nuestras semanas podría estar causándonos desagradables problemas de congestión nasal y pulmonar.

Al parecer, lavar la ropa y dejarla secando adentro de nuestras casas o departamentos no sería la mejor idea. La humedad que se desprende de las prendas húmedas se acumularía en los rincones, generando las condiciones ideales para que aparezcan hongos y bacterias. 

Pixabay

Este nuevo descubrimiento fue conseguido en el Instituto de Investigación de Arquitectura Ambiental de la Universidad de Mackintosh en Glasgow, Escocia.

Analizando una serie de casas y sus costumbres domésticas, los investigadores se percataron de que en un 25% de las casas en las que secan su ropa en el interior, encontraron una espora que puede desencadenar ataques asmáticos o producir sinusitis y rinitis

Pixabay

Los investigadores recomiendan como método alternativo secar la ropa usando una máquina secadora. En el caso de que no tengas una secadora cerca (no son del todo baratas, digámoslo), lo ideal es tener acceso a una habitación techada al aire libre. 

También plantearon que este descubrimiento abre las puertas a que se tomen en cuenta medidas para prevenir este problema. Lo ideal sería que las casas se comiencen a construir con un espacio techado y al aire libre donde poder secar la ropa. 

Pixabay

Ya están advertidos sobre lo de la ropa húmeda

Puede interesarte