Por Leonardo Granadillo
21 agosto, 2019

Científicos de la Universidad Tecnológica de Queensland (QUT) descubrieron que los 100 mil gérmenes que viajan a 160 km/h pueden durar hasta 45 minutos en el aire.

Cuando viajamos en el transporte público, estamos en un ascensor, o cualquier otro sitio cerrado existen momentos en los que sentimos que nuestra vida corre peligro. Y no me refiero a la delincuencia en este caso, sino a las bacterias que disparan esos poco educados que estornudas y no se tapan o tosen casi encima de ti.

Son momentos sumamente desagradables, buscamos de distintas maneras ingeniárnosla para evitar cualquier tipo de contagio, sin embargo queda poco por hacer, casi siempre (al menos yo) optaba por retener la respiración a ver si se marchaba la bacteria pero que creen: acabo de leer que eso tampoco funciona.

De acuerdo a un equipo de la  Universidad Tecnológica de Queensland (QUT) la pseudomonas aeruginosa (una especie bacteriana expulsada a través de la tos o el estornudo) tiene una vida media de entre 10 hasta 45 minutos, es decir, permanece por el aire por un buen tiempo.

Por lo tanto, los cuando mucho dos minutos que podemos resistir aguantando la respiración si permanecemos en el mismo lugar con esa persona dudo mucho que sirvan de algo, nuestro mejor escudo fue derribado. A esto hay que sumarle el dato de la Universidad de Bristol (Inglaterra) que captó la velocidad (160 km/h) con la que se esparcen los al menos 100 mil gérmenes, no te dan tiempo de reacción.

 Quizá la única opción que tienes es encomendarte a Dios que tengas tus defensas bien altas, tomar vitaminas y por supuesto, pedirle amablemente a la persona que te llenó de gérmenes que se tape la boca o la nariz la próxima vez.

Puede interesarte