Por Fernanda Peña
28 junio, 2017

Algunos temían que derramara su café caliente, pero los niños… La reacción de ellos fue la mejor parte.

Cuando de emociones fuertes se trata, el equipo de Sony Pictures y Spider-Man: Homecoming, lo tiene todo resuelto. Muchos visitantes que esperaban tranquilamente su café en un Starbucks de Holanda recibieron el susto de sus vidas cuando el mismísimo Spider-Man apareció colgando del techo para servirles su bebida.

La fiebre de Spider-Man ha estado agitándose durante todo el mes con apariciones similares.

El hombre arácnido ha sido conductor de bus:

Thrilla In Manila #SpiderManHomecoming #jeepney #Manila @tomholland2013 #Gwapo #TomHolland

A post shared by Chris Silcox (@chrisilcox) on

Ha hecho de escaparate en las ferias para cinéfilos:

Y ahora hizo de barista de Starbucks.

En todas las ocasiones la gente pasó del miedo a la sorpresa y luego al «¿Qué rayos pasa aquí?».

Sony Pictures Entertainment

Sin olvidar los gritos. Algunos temían que un error de cálculo hiciera que el Hombre Araña derramara su café caliente sobre ellos.

Sony Pictures Entertainment

Se trató de una broma que no buscaba otra cosa que avisarles a todos que Spider-Man había llegado a la ciudad. Sin embargo, detrás de esa máscara no está Tom Holland (el protagonista de la nueva entrega).

Se cree que el ágil sujeto es un tipo llamado Chris Silcox, quien ha estado documentando las mejores apariciones de Spider-Man, en su Instagram y a quien debemos reconocerle un talento para el parkour.

Los fans terminaron disfrutando su presencia.

Sony Pictures Entertainment

La hazaña en el Starbucks fue revelada por Silcox en una entrevista con el portal Mashable. 

Tuvieron que hallar un local de Starbucks con techo alto, de modo que pudieran construir un techo falso para que Silcox hiciera su aparición. El hombre araña en realidad aguardaba a su próxima víctima, amarrado de un arnés.

Silcox también reveló cuál fue su parte favorita: sorprender a los niños.

Sony Pictures Entertainment

«Cuando un superhéroe aparece al revés en alguna parte, ¿Qué haces?».

Claramente los niños se lo tomaban con más emoción que los adultos. Y lo escuchaban decir:

«Por supuesto que Spiderman está aquí… ¿Por qué no iba a estarlo? Estás aquí para coger un Caps Crunch Frappuccino? ¡Está caliente!».

Y sobre el miedo a regar las bebidas, esto fue lo que dijo:

«Si se me caía un latte de moka, los asombrosos baristas que trabajaban en Starbucks darían a cada persona sorprendida una bebida extra y una sonrisa y me habrían ayudado a limpiar mi traje de Tony Stark en un santiamén. Todo esto definitivamente me entusiasmó a ser Spider-Man. Por la película y también por obtener una taza de café enorme. Quiero decir, ¿quién sabe a quién me puedo encontrar?».

Ya te lo contamos todo, pero finge sorprenderte la próxima vez que vayas a Starbucks y el hombre araña sirva tu frappuccino.

 

Puede interesarte