Algo insólito arruinó lo que sería una maravillosa boda en Grecia.

Danielle y Mark Woollaston querían pasar su boda felices en un lugar alejado y sin preocuparse de nada más que de quererse y disfrutar junto a sus familiares y amigos. Lamentablemente -y contra todo pronóstico- realizar su boda en un hotel en Grecia no fue la solución. Si las heces en la piscina no fueron suficiente para espantarlos… casi todos sus invitados contrajeron un parásito estomacal. 

La pareja fue a Grecia para hacer una primera recepción de bodas, que luego replicarían en Reino Unido -en Suffolk- con el resto de sus invitados.

Mark y Danielle llegaron una semana antes al lugar, pero a los pocos días comenzaron a sufrir fuertes dolores de estómago y diarrea. Sus invitados tuvieron los mismos síntomas.

«Dos de los padrinos, que normalmente son el alma de la fiesta, estaban muy enfermos y tuvieron que volver a sus habitaciones temprano».

-Danielle Woollaston-

Pero eso no fue todo: cuando llegó el momento de la recepción, la piscina del hotel tenía heces. Danielle y Mark dicen que el personal del hotel no reaccionó con prontitud y que eso hizo que su matrimonio se arruinara.

NTI.

Mark tiene 38 años y Danielle 30, y ninguno de los dos sabía qué problema estomacal tenían sino hasta que volvieron a Inglaterra y les diagnosticaron un parásito estomacal: Cryptosporidium.

Una vez allí tampoco pudieron disfrutar de su segunda recepción pues la gran mayoría de sus invitados de Grecia tenían el parásito y sus síntomas: diarrea, dolor abdominal y cansancio.

«Cuando volvimos a Reino Unido supimos que muchos miembros fueron incapaces de asistir a la segunda recepción de la boda porque nosotros mismos no nos sentíamos bien, así que supimos que otros también estarían sufriendo».

-Danielle, citada en Metro-

Tras el mal rato que pasaron, Mark y Danielle se contactaron con un grupo de abogados para presentar una demanda en nombre de ellos y sus invitados.

NTI.

En total, más de 93 personas se enfermaron, entre los que se cuentan 33 niños.

«Yo sufría de diarrea, vomitaba y tenía horribles calambres en el estómago el día de la boda. Arruinó el día y fue muy frustrante y decepcionante».

-Danielle-

Esperamos que su demanda tenga frutos y el hotel, el Marelen Hotel en Kalamaki, se haga responsable de la situación.

Puede interesarte