Por Catalina Maldonado
18 febrero, 2021

La publicación de la cantante —donde aparece usando un colgante de Ganesha como única prenda— ha desatado la furia de los indios quienes llaman a esto “un ataque planeado” a sus dioses.

Personajes de reconocimiento mundial como Rihanna constantemente están bajo la mirada de la gente y siguen sus pasos muy de cerca en sus redes sociales. Esta vez, su popularidad le ha jugado una mala pasada ya que ha sido víctima de las críticas.

Luego de compartir una imagen de ella semi desnuda y luciendo un colgante religioso, usuarios y sobre todo, indios, han acusado a la cantante de apropiación cultural. 

AP

En la fotografía en cuestión, muestra a Rihanna con pantalones cortos de color púrpura sedoso y aretes grandes mientras está de pie frente a una piscina, cubriéndose los senos con el brazo y luciendo un colgante de Ganesha. 

Tras compartirse en Twitter e Instagram, la publicación ha sido objeto de una gran indignación por parte de los hindúes, quienes llaman a su retrato usando un colgante de Ganesha como “un ataque planeado contra deidades”. 

Twitter @rihanna

Un usuario de inmediato reaccionó a la instantánea de la cantante diciendo: “Por favor, deja de usar mi religión como tu estética”. Otro comentó: “Tan fuera de lugar, usar nuestros valores sentimentales como un accesorio, ¡lástima! @Rihanna no era suficientemente malo que estuvieras haciendo que los niños hicieran productos fenty, ahora tenías que ir y tirar de estas cosas de apropiación cultural“.

Si bien Rihanna aún no ha respondido a las crítica y la fotografía todavía está en sus cuentas de redes sociales, muchos de sus propios fans sienten que usar el colgante como una declaración de moda aparente fue una falta de respeto.

Twitter @rihanna

Ganesha, también conocido como Lord Ganesh, Ganapati, Vinayaka y Pillaiyar, es una deidad venerada con cabeza de elefante dentro del hinduismo. Considerado como el eliminador de obstáculos, aquellos dentro de la fe hindú pueden orarle al comenzar una nueva empresa o negocio. También se le entiende como el dios patrón de los viajes.

Esta no es la primera vez que Rihanna enfrenta acusaciones de apropiación cultural.  En 2019, fue criticada después de una sesión de fotos de moda para Harper’s Bazaar China donde mostraban a la cantante con diferentes looks que hacían referencia a la cultura china. Esto incluyó una manicura completa con flores de loto y libélulas, y accesorios como abanicos chinos, una pantalla pintada a mano e incluso un perro shih tzu.

Una situación que no deja de pasar desapercibida y que demuestra que nadie se salva del agudo ojo de las redes sociales. 

Puede interesarte