Por Antonio Rosselot
8 octubre, 2019

Según las investigaciones conducidas por científicos de Canadá y Suecia, las personas que tenían un perro como mascota presentaban casi un 25% menos de posibilidades de morir por cualquier causa.

La soledad es un factor que juega un rol muy decisivo en el envejecimiento de la población, ya que no solamente dificulta a los ancianos de vivir una vida feliz, sino que también aumentando sus riesgos de muerte y dolencias crónicas.

En relación a lo anterior, la American Heart Association (AHA) comentó que si bien no hay pruebas concretas de que ayuden a mantener la salud, hay una gran evidencia de que tener un perro es beneficioso para los mayores de edad.

Wide Open Pets

AHA lanzó un comunicado hace algunos años enumerando todos los métodos, formas e investigaciones que sugirieron que tener mascotas es bueno para la salud del corazón. En el último par de estudios antes de llegar a la conclusión, los investigadores usaron el registro nacional de pacientes de EE.UU para identificar a las personas que han sufrido de ataques cardíacos y/o ataques cerebrales.

En el primer estudio, se consultaron los datos de virtualmente todas las personas de entre 40 y 85 años que fueron hospitalizados tras sufrir un ataque cardíaco o accidente cerebral entre 2001 y 2012; los pacientes hospitalizados por ataque cardíaco que vivían solos y volvían a casa con su perro, tenían un 33% menos de riesgo de muerte después de su retorno a casa. Esa reducción es incluso más significativa que el hecho de que viva con seres humanos: aquellos que tenían una pareja y/o hijos sólo tenían un 15% menos de riesgo de muerte después de un ataque cardíaco.

BBC

A su vez, los pacientes que sufrieron de ataques cerebrales tenían un 27% menos de riesgo de muerte en caso de tener perro, pero ese número se reducía a un 12% en caso de que la persona viva con pareja y/o hijos.

Por otra parte, el segundo estudio consultado entregó aún más antecedentes del beneficio que trae tener a un peludo acompañándote en tus últimos años. Gracias a la figura del perro, su dueño tiene un 24% menos de probabilidades de muerte por cualquier causa, es en un 65% menos propenso a morir después de un ataque al corazón, y un 31% menos propenso a fallecer por cualquier problema cardiovascular.

Esto en verdad no sorprende cuando también se consideran los estudios anteriores, que dicen que los dueños de perros tienen el colesterol y la presión sanguínea más bajos, ya que pasan un buen rato siendo físicamente activos en beneficio del animal: los perros necesitan entre 30 minutos y dos horas de ejercicio al día, lo que es significativamente más que los 150 minutos de ejercicio que necesita el ser humano por semana.

Por otra parte, una gran porción del beneficio de tener un perro en casa es más mental que física. De acuerdo a estadísticas registradas en EE.UU, un 40% de los estadounidenses mayores de edad dice sentirse aislado y solo; un perro, sin embargo, es una gran manera de combatirlo.

Sunday Post

«Estudios previos han indicado que los dueños de perros tienen menos aislamiento social y más interacción con otras personas. Además, tener un perro es una buena motivación para hacer actividad física, un factor importante en la rehabilitación y salud mental».

Dr. Tove Fall, encargado del estudio, al Daily Mail

Siempre lo supimos, pero la ciencia lo confirma. Si bien se necesita más investigación para comprobarlo al 100%, ¡el futuro con nuestros perros se ve más claro y sano que nunca!

Puede interesarte