Por Pamela Silva
8 noviembre, 2018

Qué quieren que les diga, salí de ese recinto profundamente enamorada. Ya no tengo ojos para otro hombre.

Hace unos días una de mis compañeras acá en UPSOCL hizo una nota sobre Chayanne (lo cual siempre es bien recibido) y aunque siempre he declarado un amor bastante intenso hacia el cantante, creo que una parte de mi creía que estaba exagerando y que en persona posiblemente no era tan fantástico como se veía en sus fotos.

Amigas, estaba demasiado equivocada.

Hace unos días fui por primera vez a verlo en vivo, acompañada de mi madre. Honestamente, no puedo creer que tenga 50 años y que cante y baile de la forma en la que lo hizo durante dos horas.

Instagram @chayanne

Si les soy sincera, me considero una seguidora del Chayanne de antaño. No conocía ninguna de las canciones de sus últimos discos e iba ligeramente preparada para aburrirme un poco cuando sonaran esas. ¡Nada que ver! Aunque no las conocía las disfruté igual y cuando era el turno de sus máximos hits, me las grité estrofa por estrofa.

Chayanne bailó cada una de sus canciones y las cantó como si aún tuviese 20 años (estoy segura que hago 1/4 de su show y me dan como cinco paros respiratorios). Definitivamente, ir a uno su show fue una fiesta muy divertida que hizo que mi semana -que había sido un poco pesada- mejorara en un 1000%.

https://www.instagram.com/p/Bp58crSnh2X/

Y ojo, que no era la única chica de mi edad en el recinto. Habían muchas -la mayoría, como yo, acompañando a sus madres- pero ninguna parecía demasiado molesta en ir al concierto, si no que todo lo contrario.

Porque quizá Chayanne no es el mejor cantante o bailarín del mundo, pero hay algo en él que te hace disfrutar su presencia en el escenario desde el momento que lo pisa. Y cuando se ríe, amigas, cuando se ríe es como si el mundo fuera un lugar perfecto y todo fuera felicidad.

Instagram @chayanne

Disfruté su recital como hace tiempo no disfrutaba un concierto y asumí algo que en lo que no estaba segura: el artículo sobre Chayanne que hizo mi compañera estaba completamente en lo cierto, está mejor que el vino y se pone mucho, pero mucho mejor con la edad.

Después de esta experiencia estoy reconsiderando muchas decisiones que he tomado en mi vida y sólo una me queda clara: salí de ese recinto completa y absolutamente enamorada de Chayanne.

Puede interesarte