«Para mí, hacer ballet era una oportunidad de pasar dos horas al día con 30 chicas en mallas», fueron las palabras del joven actor.

Todos estamos al tanto de que el mundo ha cambiado y es algo que nos contenta, basta de las épocas de opresión, desigualdad y menosprecio. No podemos decir que se haya erradicado por completo las injusticias, pero sí nos contenta que se hayan reducido las distancias en algunos ámbitos aunque quede mucho por hacer.

No obstante no todo es perfecto, es decir siempre habrán personas extremistas en toda lucha y es lo que no se busca en ninguno de los casos, no representan lo que ha sido un movimiento respetuoso y que solo tiene como objetivo hacer justicia. hace tan solo algunos días Tom Holland fue víctima de unas agresivas twitteras que lo señalaron por recordar su pasado.

La estrella que interpreta Spider-Man habló sobre su época escolar, y estas fueron exactamente sus palabras:

Palabras totalmente entendibles. Es decir, puede gustar más o menos su comentario pero fue hace unos 8 años y hablamos de un joven inmaduro y de una época donde el feminismo no había cobrado la fuerza que tiene hoy en día. Pero por si a las dudas, las más radicales saltaron y atacaron:

Pero tranquilos, todo superhéroe tiene sus superamigos que lo apoyan en los momentos difíciles, rápidamente también salieron unos cuantos fans en defensa del actor:

https://twitter.com/bedstviye/status/1135360132785815555?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1135360132785815555

Este tipo de radicalismos son los que nada construyen y mucho destruyen, por uno pagan todos dicen, y es lo que genera la separación y desvía el mensaje sobre un movimiento muy bien intencionado que a ojos menos imparciales por personas como estas puede ser mal interpretado.

Puede interesarte