Por Antonio Rosselot
26 septiembre, 2019

El estudio de la Universidad de Hong Kong señala que tu nivel de productividad será mucho más bajo si trabajas al lado de tu amigo, pero si lo tienes al frente no es tan perjudicial.

No hay nada que pueda alivianar el inmenso dolor que trae la jornada laboral de 9 horas, pero la cosa se puede hacer más llevadera si tienes a un amigo o amiga viviendo el mismo calvario al lado tuyo: charlar y reír con esta persona es parte íntegra del día de trabajo.

Sin embargo, aunque sientas que el trabajo se hace menos pesado con tu partner al lado, una nueva investigación concluyó que trabajar con tus amigos tiene un efecto negativo en la productividad (y siempre lo supimos).

El estudio fue conducido por el doctor Sangyoon Park, profesor asistente de economía en la Universidad de Hong Kong, quien analizó a los trabajadores de una planta procesadora de mariscos y pescados en Vietnam. Park se fijó especialmente en un grupo de personas que faenaban pescados para ver quién era amigo de quién, además de analizar qué tan sociables eran fuera de su horario de trabajo.

Park asignó a estas personas a distintas estaciones de trabajo, para que tuviesen una variación en cuanto a la proximidad con sus amigos.

“Es un sistema en donde los trabajadores pueden ver cómo sus colegas trabajan. En algunos casos tienen la oportunidad de cuchichear, pero también pueden aprender a hacer las tareas de procesamiento de los otros”.

Dr. Sangyoon Park a ABC News

Los resultados fueron claros como el agua: los trabajadores redujeron en un 6% su productividad al trabajar junto a sus amigos. Sin embargo, Park descubrió que esta disminución se da cuando ambas personas están trabajando al lado, no de frente; es más fácil socializar en esa posición.

“Al parecer, están dispuestos a perder dinero por socializar con sus amigos en el trabajo. Ellos perciben esta socialización como una especie de beneficio que no es compensado con los incentivos económicos”.

Dr. Sangyoon Park a ABC News

Sin embargo, si bien estas relaciones no benefician la productividad, sí ayudan a la permanencia en la empresa. Estudios anteriores dicen que las personas que trabajan con amigos se quedan más tiempo en dicha empresa, además de aprender más herramientas a lo largo del tiempo. Para Park, es un tema de criterio.

“Los trabajadores que tienen un criterio pobre no sólo tienen descensos sistemáticos en su productividad, sino que también son más propensos a elegir trabajar junto a sus amigos. Si estás procrastinando, entonces hay más posibilidades de que una persona de tu mismo equipo se queje de ti. Y si esa persona es tu amigo, trabajarás más rápido porque no quieres que esté disconforme con tu rendimiento”.

Dr. Sangyoon Park a ABC News

El estudio fue sólo conducido en mujeres —ya que en la planta donde Park hizo el experimento únicamente trabajan mujeres—, por lo que intriga pensar cómo será el comportamiento de los hombres.

Pero quien escribe les puede decir que es genial trabajar con amigos cerca y procrastinar de vez en cuando. Total, el trabajo no es tu vida, ¿cierto?

Puede interesarte