Por Antonio Rosselot
6 noviembre, 2020

El médico Diogo Rabelo (Brasil) no se echó a morir luego de que su prometido lo cortara 3 meses antes de la esperada boda, sino que aprovechó que el evento estaba pagado para hacer una gran celebración de la autoestima, el amor propio y el valor de tener siempre a los más cercanos alrededor.

Hablemos de amor propio, ¿les parece?

Una situación muy inusual se dio en las costas de Itacaré (Brasil), ya que el médico Diogo Rabelo (33) celebró su boda en un resort local, organizando una gran fiesta en la playa. 

Hasta ahora no hay nada sospechoso, pero lo que más llamó la atención de las fotos compartidas era la ausencia del novio de Diogo. Es bastante raro no asistir a tu boda, ¿no? Por no decir irresponsable…

IG: @drdiogorabelo

El mismo médico se encargó de explicar este extraño momento en sus redes sociales. Resulta que el ex novio de Diogo decidió terminar la relación tres meses antes de la fecha de su boda, señalando que llevaban tiempo en una crisis.

Se habían gastado unos 350 mil reales en el evento —casi 63 mil dólares—, por lo que la cancelación era perder todo el dinero invertido. Así que Diogo, en vez de echarse para abajo y sufrir, decidió hacer la fiesta igualmente y contrajo matrimonio consigo mismo, frente a un espejo.

IG: @drdiogorabelo

De los 100 invitados a la fiesta sólo llegaron 40, todos de la lista de Diogo. El médico, especializado en cirugía estética, compartió tres videos en su cuenta de Instagram en donde muestra el evento con los invitados, todos vestidos con ropas sencillas y cómodas, pero sin perder la formalidad que requiere el asunto.

Los videos se hicieron virales rápidamente y acumularon miles de visualizaciones, además de ser replicadas en distintos medios de comunicación locales e internacionales, lo que lo tornó en una celebridad instantánea.

IG: @drdiogorabelo

El video más visto de los tres que compartió dura 10 minutos y muestra el discurso que hizo Diogo a sus invitados, además del momento en que se dijo “sí” a sí mismo en frente de su propio reflejo.

Diogo es un buen hombre, y dice no guardar ningún tipo de rencor contra Vitor, su ex novio; sin embargo, este último le habría manifestado su incomodidad por los videos publicados.

IG: @drdiogorabelo

Pero independiente de las posibles discusiones que pudieran tener ambos, esta celebración no debe verse como una boda, sino que como un cambio positivo, ese punto desde el cual las cosas van a cambiar. Si uno no está bien consigo mismo, ¡no puede estar bien con nadie!

Puede interesarte