Por Lucas Rodríguez
28 noviembre, 2019

No ofreció ningún mensaje ni explicación junto a la foto. Ya nadie sabe por qué el presidente de los Estados Unidos hace las cosas que hace.

Donald Trump es sin duda uno de los personajes más peculiares del momento por el que estamos pasando. Antes de que llegará a la cabeza de la nación más poderosa del mundo, era un personaje de la vida social neoyorkina. Un vendedor de bienes raíces con un talento especial para vender su imagen, halagándose a sí mismo de una manera tan exagerada, que entre lo cómica termina por resultar persuasiva. Luego saltó ala televisión. Conduciendo el muy exitoso programa The Apprentice, Trump se volvió aun más conocido.

Su fama lo llevó por el camino lógico: el interés en la política. Cerca de los 90s ya comenzó a amenazar con que algún día se candidatearía para presidente de los Estados Unidos. Nadie lo tomó muy en cuenta (salvo Los Simpson), pero comenzó a ganar popularidad. Con una campaña agresiva y muy distinta a lo que se había visto antes en la política norteamericana, logró conquistar no solo el apoyo del partido republicano, sino que también, el de los electores de su país. 

@realdonaldtrump

Conseguir el puesto más importante y poderoso del mundo no hizo nada para cambiar su manera de ser; de hecho, podríamos señalar que solo lo hizo empeorar. Las personas ya nos hemos ido acostumbrando a su estilo brusco de tomar decisiones, además de sus declaraciones a veces muy desafortunadas. A veces da miedo, teniendo en cuenta todo el poder que ostenta. Pero a veces, también da algo de risa. Y cómo no, si él mismo sube a sus redes sociales fotos como la siguiente:

@realdonaldtrump

Lo que vemos en esa foto, es la cara del presidente de los Estados Unidos, puesta sobre el cuerpo muy entrenado de Rocky Balboa, de la película con su nombre. Nos gustaría poder dar más información al respecto, pero Trump la subió sola. Sin siquiera un texto. Nada.

@realdonaldtrump

Por supuesto que los distintos medios como The Guardian reaccionaron con entusiasmo (aunque de clases muy distintas) a esta muy increíble (en todos los sentidos posibles) fotografía. Algunos creyeron que era una broma. Otros que Trump no hace bromas, sino que así es como se ve a sí mismo. Otros incluso trataron de leer un mensaje oculto: teniendo en cuenta que está luchando contra las acusaciones de impeachment (el largo y tortuoso proceso en que se investiga y vota para remover o no a un presidente), la metáfora no puede ser más clara. 

@realdonaldtrump

Todas estas suposiciones pueden ser correctas. La verdad es que nadie sabe qué esperar de esta persona tan particular.

Puede interesarte