Por Lucas Rodríguez
4 junio, 2019

Asistieron Phillip, Charles, Harry, William y Kate, pero Meghan Markle desistió de la invitación.

No es nada arriesgado declarar que Donald Trump no es una persona que haga amigos con facilidad. Sus enfrentamientos con líderes de otros países son a estas alturas ya de lo más comunes. Aunque sus más conocidas han sido con sus países vecinos, especialmente Canadá y México, Trump tampoco ha hecho muchos esfuerzos por congraciarse con los líderes de sus países aliados. Con Europa ha sido especialmente duro, atacando tanto a su par francés como alemán en más de una ocasión. Todo esto volvía algo difícil predecir cómo resultaría su visita al Reino Unido. 

PA

A primera vista, todo salió bien. Acompañado por su mujer Melania, su hija Ivanka y otros miembros de su familia y equipo, el presidente de los Estados Unidos fue invitado a una cena oficial con la realeza británica. 

AP

Entre los invitados también estuvo la desgraciada primer ministra Theresa May, quien anunció que renunciaría a su cargo el 7 de junio, fecha para la que faltan solo un par de días. 

PA

Los duques de Cambridge, William y Kate, fueron parte de la comitiva. Kate lució un elegantísimo vestido blanco y entró acompañado por el secretario del tesoro Estadounidense, Steve Munchin, quien se veía azorado por estas caminando junto a una verdadera princesa. 

PA

Otra de las invitadas que se lució por su estilo fue Ivanka Trump, la asesora e hija favorita del presidente Trump.

PA

A pesar de que su aterrizaje se vio manchado por los maliciosos twitts que disparó contra el alcalde de Londres, Sadiq Khan, la cena y velada que la realeza británica ofreció a Donald Trump se dio sin ningún inconveniente. «Una gran, gran mujer», fue como Trump describió a la reina Isabel. 

PA

La única ausencia notable a la cena fue Meghan Markle. La duquesa de Sussex ha tenido sus diferencias en el pasado con el presidente del país en que nació. A su vez, Trump la describió una vez como «malvada». Los medios ingleses describieron el encuentro de Harry con Trump como «bastante frío«.

Getty Images

Como sea, parece que el ‘vínculo especial‘ entre los Estados Unidos y Gran Bretaña sigue vivo.

 

 

 

Puede interesarte