Un estudio llevado a cabo en Alemania (el país con la menor tasa de natalidad del mundo) busca demostrar algo que nos costará creer.

Un bebé es lo más hermoso que toda persona puede tener, es la creación misma, es darle la vida a alguien traer al mundo a un ser al que le daremos todo nuestro amor y en quien depositamos nuestras esperanzas para el futuro. Sin embargo, la ciencia al parecer no lo ve tan así.

Según un estudio realizado por la revista Demography, la llegada de un bebé puede tener un impacto bastante negativo en nuestra felicidad. En promedio la llegada de un niño es tan «terriblemente mala» para nuestra felicidad según la investigación, que puede llegar a ser peor que el desempleo, el divorcio o la muerte de un ser querido.

Rachel Margolis y Mikko Myrskylä estudiaron a 2016 alemanes que no tenían hijos cuando comenzó el estudio, dos años después afrontarían la llegada de su primer niño. Posteriormente, se les pidió a los participantes que calificaran su felicidad de 0 a 10 con una pregunta simple «¿qué tan satisfecho estas con tu vida tomando todo en consideración?»

El estudio buscaba una explicación a por que si en Alemania las mujeres querían dos hijos, terminaban teniendo uno, todo esto, gracias a la preocupación que ha surgido por tener la tasa de natalidad más baja del mundo (1,5 hijos por mujer) superando a Japón recientemente.

Pixabay

«Aunque esta medida no captura la experiencia general de los encuestados de tener un hijo, es preferible dirigir las preguntas sobre la maternidad porque se considera tabú para los nuevos padres decir cosas negativas sobre un nuevo hijo»

Señalaron los investigadores en el estudio

En la dulce espera los resultados arrojaron que la alegría aumenta, pero tras el nacimiento, todo cambia. 30% de los encuestados mantuvieron el mismo estado de felicidad, el 70% considera que su felicidad disminuyó.

Pixabay

37% presentaron caída de una unidad, 19% de dos unidades, y el 17% de tres unidades. Valorizando del 1 a 10, en promedio cayó 1.4 unidades el nivel de alegría de los encuestados, cifras no menores.

En una misma escala se ha cuantificado como afecta la felicidad el divorcio (-0.6), el desempleo (-1), la muerte de un pariente (-1), todas están por debajo del nacimiento de un niño.

Pixabay

Estadísticas impactantes y que van en contra de lo que todos creemos, la llegada de un niño no puede ser sinónimo de mala noticia, así a algunos les contente más que a otros.

Puede interesarte