Por Lucas Rodríguez
4 febrero, 2019

La gente baja sería más violenta, dada a la ira, paranoica y se sentiría menos talentosa, según la ciencia. La comunidad científica no siempre descubre cosas agradables.

Las diferencias de altura es algo que siempre ha existido y siempre existirá entre las distintas personas. Sea por razones genéticas, alimenticias o simplemente porque son holandeses, hay gente que termina siendo más alta que otra. En algunos casos mucho más alta. O mucho más pequeña. 

Junto con esto, siempre ha habido caricaturas y estereotipos asociados a las personas de distintas alturas. Se dice que los muy altos son algo distantes, algo así como si la propia altura de sus cabezas los mantuviera permanentemente confundidos. Por el otro lado, se bromea con que la gente pequeña, especialmente los que están por debajo de la media, suelen ser demasiado activos y algo agresivos.

Aun no sabemos sobre la gente alta, pero la ciencia ha intervenido para despejar estas dudas. O no. La verdad es que esta vez confirmaron lo que el resto suponía.

Pixabay

Investigadores del Centro para el Control de las Enfermedades en Atlanta, Georgia, cuestionaron a 600 hombres de entre 18 y 50 años sobre su percepción de género, su imagen propia y su comportamiento hacia el consumo de drogas, violencia y el crimen. Encontraron que las personas de menor tamaño tenían una menor seguridad en su masculinidad, lo que se traducía en respuestas más agresivas.

AP

Junto con este un estudio de la Universidad de Oxford realizó un experimento usando lentes de realidad virtual, con uno alterado para que la gente notara que es 30 centímetros más baja. Las 60 mujeres que participaron debían dar una caminata virtual por el metro de Londres, para luego responder un cuestionario. Sobre los lentes con menor tamaño, las participantes dijeron sentirse más inseguras, vulnerables y menos talentosas. 

AP

El profesor Daniel Freeman, uno de los directores del estudio, lo explicó de esta manera:

Cuando estás más abajo de lo normal, esto te hace sentir inferior a otra gente. Esto te hace sentir más vulnerable, lo que te lleva a ver hostilidad donde realmente no la hay.

–Daniel Freeman, sicólogo clínico de la Universidad de Oxford.

Así que ya lo sabemos. Muchas cosas que creemos que son así pero que no tenemos evidencia, al final resultan ser completamente… correctas. 

 

 

 

Puede interesarte