Por Francisco Armanet
29 noviembre, 2017

Y es irreversible…

Más allá de las implicancias propias de una vida ligada al mundo de los espectáculos, la rutina diaria de Meghan Markle en Estados Unidos no era muy diferente a la de cualquier otro ciudadano norteamericano. Claro está que una actriz reconocida tiene otro estilo de vida en comparación a personas que se desempeñan en trabajos alejados de la luz pública, sin embargo, pasar de eso a ser novia de un príncipe y estar próxima a convertirse en la Duquesa de Sussex, hay un abismo de diferencia. Y, a su vez, existen una serie de consecuencias que la mujer deberá asumir.

Actualmente, o al menos hasta hace poco tiempo, Meghan Markle se veía como una actriz común y corriente.

Y sus sencillas fotos así lo demuestran.

https://www.instagram.com/p/BH8amN0A-ai/?hl=es&taken-by=meghanmarkle

https://www.instagram.com/p/BNKLewEgkW9/?hl=es&taken-by=meghanmarkle

Pero, por mucho que su prometido Enrique de Gales (príncipe Harry) sea un tipo sencillo, nadie puede negar que el solo hecho ser parte de la realeza lo obliga a seguir ciertos protocolos a los que obviamente Meghan todavía no está acostumbrada.

Pues bien, una de las más difíciles decisiones (sino la más difícil) que Meghan tuvo que tomar antes de mudarse al Palacio de Kensington en Inglaterra, fue la de abandonar a alguien que significaba parte muy importante de su vida. Su amado perro que la había acompañado desde hace muchos años.

A moment of zen #adoptdontshop #weekend

A post shared by Meghan Markle (@meghanmarkle) on

La actriz, de 36 años, tiene dos mascotas que rescató de la calle: un beagle llamado Guy y un pastor labrador de nombre Bogart. Es tanto el amor que siente por ambos que comparte frecuentemente sus fotografías en Instagram.

Sin embargo, ella sólo pudo llevarse a uno de los dos consigo al país británico.

https://www.instagram.com/p/BMNDx2RgcMR/

La realeza confirmó que Guy obtuvo autorización legal para vivir en el Palacio de Kensington, pero que Bogart, el beagle fiel compañero de Meghan, se vio obligado a permanecer en Estados Unidos.

Los amantes de los animales han expresado su tristeza en las redes sociales y han especulado que Bogart no voló al Reino Unidos por ser «demasiado grande o viejo» . 

No obstante, la casa real se negó a explicar los motivos por los que Bogart no fue permitido en Reino Unido.  

My loves #adoptdontshop #happysunday

A post shared by Meghan Markle (@meghanmarkle) on

En la primera entrevista de la pareja después de su compromiso, Meghan contó a la BBC sobre sus mascotas: «Uno se está quedando con amigos muy cercanos y mi otro pequeño amigo está aquí desde hace un tiempo. Creo que lo está haciendo bien», señaló.

Sin duda es una noticia muy triste, pero como dijimos, todo en la vida tiene costos y Meghan escogió asumir este…

Puede interesarte