Por Pamela Silva
17 agosto, 2017

La humilló frente a todos.

En 2013 durante un meet & greet, un hombre le tocó el trasero a Taylor Swift en un evidente caso de agresión sexual. El sujeto en cuestión es el locutor y Dj francés David Muller, a quien la cantante demandó hace un tiempo por el ataque realizado en su contra.

Y a pesar de que Swift ganó el juicio, comprobando que no sólo si fue víctima de una agresión sexual sino que también que el responsable era Muller (cuya defensa aseguraba que no era él quien había realizado la acción, por lo que pedían más de 250 mil dólares como indemnización porque el asunto hizo que perdiera su trabajo).

La cantante ganó, no tiene que pagarle nada a nadie y se comprometió a ayudar a las mujeres que, como ella, han sido víctimas de abusos y agresiones sexuales.

Sin embargo, hubo un momento donde Swift se rompió durante el juicio y no pudo evitar derramar unas cuantas lágrimas, momento en el que fue consolada por su madre Andrea, quien estuvo a su lado durante todo el juicio.

Durante los argumentos de la defensa, el abogado de Muller hizo una pregunta que no podría haber sido más desubicada e impertinente, mientras mostraba la fotografía icónica:

“¿Es esta la cara de una mujer que ha sido agredida?

¿Quién es él para decir cómo debe ‘verse’ una mujer cuando ha sido víctima de una agresión sexual? La propuesta del abogado era decir que si realmente su cliente había atacado a la cantante, esta no habría continuado con el meet & greet.

Sin embargo, Swift declaró que continuó realizando su trabajo porque no quería decepcionar a sus fans a pesar de que ese era uno de los “peores momentos de su vida”.

También fue enfática al describir la agresión durante el juicio.

 “Fue un manoseo definitivamente, un manoseo muy largo. Fue intencional, se quedó agarrado a mi nalga. Noté como me agarraba la nalga por debajo la falda”.

Mantente fuerte Tay Tay, pueden decir muchas cosas de ti, pero en esta te apoyamos completamente.

Puede interesarte