Por Camila Cáceres
13 Abril, 2017

Desde su separación con el magnate Wissam Al Mana casi no se la había visto.

El reciente divorcio de Janet Jackson, famosísima cantante y hermana del fallecido Rey del pop, de Wissam Al Mana, magnate de una verdadera infinidad de negocios de Qatar, ha dado mucho qué hablar. La pareja se “oficializó” el 2012 y Jackson comenzó a dar señales de estar convirtiéndose al Islam, lo que causó gran controversia en Estados Unidos. Sin embargo, este abril y casi al año de anunciar que estaba embarazada, un representante de la artista comunicó a sus fans que comenzaba su proceso de divorcio sin más explicación.

Los rumores dicen que la artista se habría sentido “asfixiada” por la cultura de su esposo, aislada de su familia y amigos, y escondida del mundo.

Lo que es indudable es que se veía radiante durante su paseo por el parque de Londres, junto a una amiga y su adorado hijo, Eissa, de sólo seis meses.

Xposure Photos

Una fuente le reveló a Us Weekly que la ruptura se habría debido a un choque cultural:

“Wissam quería una esposa que se adhiriera a las tradiciones musulmanas. Ella sentía que ya no podía ser como era. No podía estar tranquila y ser como quería ser. Janet necesitaba más libertad”.

Xposure Photos

A pesar de las varias controversias, la separación parece haber sido amigable. Jackson se estableció en Londres para que su pronto a ser ex marido tenga fácil acceso a ver a su hijo. 

Fuentes aseguraron que la pareja estaba de acuerdo en que la madre debía tener la custodia principal del niño, y que hasta ahora ambas partes habían mostrado su mejor disposición para que estar presentes en la vida de su hijo.

Xposure Photos

Lo que realmente llamó la atención de los fans fue el cambio en la artista que ahora está visiblemente dedicada a la maternidad, con mucho menos maquillaje, ropa atrevida o apuro por perder el peso ganado durante el embarazo. Sobre todo, se le va fascinada con su bebé y su nuevo rol en la vida.

Xposure Photos

¿No crees que sigue luciendo fantástica? ¡La maternidad le sienta espectacular (como todo)!