Por Lucas Rodríguez
1 octubre, 2019

Ubicada en la costa de Suecia, su valor es casi idéntico a un departamento en Londres o Nueva York.

Todos hemos notado cómo los precios de las propiedades en las ciudades más populares y deseadas del mundo se han disparado hasta las nubes. En grandes ciudades cosmopolitas como Londres, Nueva York o París, ya se ha vuelto casi un chiste la realidad de que es prácticamente imposible adquirir una propiedad, no sin antes dejar endeudadas a las próximas 18 generaciones de nuestra familia. Pero los que han investigado un poco sobre el tema, saben que si uno está dispuesto a abandonar el deseo de vivir en ciudades populares y llenas de eventos, se pueden encontrar opciones de vivienda muy cómoda y agradables a precios mucho más asequibles. 

La regla dice que mientras más cosas uno esté dispuesto a sacrificar, más puedes ganar en una vivienda digamos «alternativa». Para dar un ejemplo, si estás dispuesto a sacrificar cualquier intento de vida en una ciudad, puedes incluso tener tu propia isla.

Sotheby’s International Realty

Gåsharskäret, o «la isla», como será descrita por el resto de este artículo a falta de un nombre que nuestras mandíbulas sean capaces de pronunciar, queda frente a la costa de Suecia y viene equipada con todo lo que uno puede soñar en una vivienda. La única traba es que es una isla. En la costa de Suecia. Totalmente alejado de cualquier tipo de civilización.

Asistir a cualquier cosa, desde una película a el trabajo, será una verdadera aventura. Pero también, tienes un cero por ciento de probabilidades de que el hijo adolescente de tus vecinos decida lanzar una fiesta y no te permita pegar ojo en toda la noche. Como decíamos un poco más arriba, tiene sus ventajas y sus sacrificios.

Sotheby’s International Realty

Lo que hay que dejar en claro, es que no porque estemos hablando de un isla en Suecia nos referimos a una choza en la mitad de la nada que te requiere levantarte al amanecer para cortar leña. La casa de «la isla» viene equipada con todas las comodidades que te puedas imaginar. Su diseño es totalmente moderno, con detalles como enormes ventanales diseñados para captar enormes cantidades de luz natural y los muy escasos y preciados rayos del sol que caen en Suecia. 

Sotheby’s International Realty

Lo más impresionante de todo, es que el precio de compra de la isla completa es 1.4 millones de dólares, más o menos el precio que cuesta un departamento con terraza en Londres. Lo repetimos: un departamento promedio en una gran ciudad, cuesta lo mismo que una isla personal en Suecia. 

Sotheby’s International Realty

Si lo tuyo es abandonar a las personas sin dejar de lado las comodidades de la vida moderna, esta es tu oportunidad.

Puede interesarte