Por Antonio Rosselot
4 diciembre, 2019

Ahora tienes una buena oferta de trabajo para esa clásica amiga tuya de lágrima fácil.

Llorar generalmente (y erradamente) se asocia a la pena, a la rabia, a esa sensación en donde la tristeza te inunda y no puedes pensar en nada más. Pero decimos «erradamente», porque a la vez, llorar es un excelente ejercicio de liberación de tensiones, el cual todos deberíamos aplicar en la vida diaria.

El Universal Querétaro

Pero en el caso de esta mujer china, llorar es su fuente de trabajo. Y esa actividad le reporta bastantes ganancias: en entrevista con Pear Video, contó que en un buen año podría ganar más de 28 mil dólares sólo derramando lágrimas en funerales ajenos.

La mujer, oriunda de la provincia de Henan, ha trabajado como llorona profesional por más de 20 años, en los cuales ha sido el sustento de su familia. Con el dinero que ha logrado —que es bastante para una persona del campo chino—, pudo comprar una casa para su familia y enviar a su hijo mayor a la universidad.

Pepe Pelayo

Ahora, hay que hacer una precisión: el nombre de esta profesión no es precisamente «llorona», sino que se les conoce como «plañideras». El término proviene del verbo «plañir», que significa «gemir y llorar, sollozando o clamando» según la Real Academia Española de la Lengua.

La práctica se habría originado en el antiguo Egipto, donde su función era mostrar dolor por la pérdida mediante gritos, golpes y llantos inconsolables. Mientras más elevado era el rango de la persona fallecida, más intensos se volvían los lamentos. Sobre esa base, la tradición se fue expandiendo a distintas culturas a lo largo del mundo.

Musée du Louvre

Ya sabes, si eres una chica de llanto fácil y estás cesante o buscando nu nuevo trabajo, ser plañidera es una opción bastante tentadora a considerar…

Puede interesarte