Por Camila Cáceres
23 noviembre, 2016

Si Britney pudo superar el 2007, nosotros superaremos el 2016.

El 2007 fue un gran año para la cultura pop, pero para Britney Spears fue el pico de un periodo infernal: Después de un divorcio demasiado público, un problema con su rodilla, el nacimiento de dos niños en poco tiempo y un acoso constante por parte de los paparazzis y la prensa, las cosas se pusieron un poco preocupantes para la princesa del pop por un tiempo. Afortunadamente, el 2008 logró regresar y su recuperación nos ha dado a todos esperanza de que siempre hay una salida.

¿Pero qué fue lo que cambió?

Adam Leber, uno de los managers de Britney, podría haberlo explicado en una entrevista que dio a Billboard:

“Cuando sus padres se metieron, todo cambió. Pasamos tantos años tratando de encaminarla otra vez— desde una perspectiva de salud, no de negocios. Fue un periodo muy tumultuoso. Pero cuando su padre volvió a su vida, personalmente creo que eso le salvó la vida. Con esa estructura en su lugar, pudimos rehabilitar su salud, y de ahí su carrera”.

Después de que Britney acabara hospitalizada, su padre tomó poder sobre sus negocios, algo que se mantiene hasta el día de hoy y a pesar de que mucha gente lo cuestiona, parece haberles funcionado.

Leber también explicó porqué Britney ahora vive en Las Vegas:

“Fue una decisión de vida más que una financiera. Larry [otro de los managers de Britney], Britney y yo estábamos en Australia cuando nos dijo que estaba un poco cansada de estar de gira y sumado a su maternidad, estaba preocupada de ser capaz de actuar por tanto tiempo (…) Planet Hollywood era el único lugar en que estaban planeando demoler y renovar. Nuestra audiencia, que va de los 21 a los 45, no suelen ir a Las Vegas a ver un espectáculo. Quizá vayan a cenar, pero realmente lo que quieren es irse de fiesta. Queríamos crear un espectáculo al que puedas venir, quedar puesto y salir toda la noche, y está funcionando”.

Considerando que los tres años en Las Vegas les ha significado un ingreso de 100 millones de dólares, creo que podemos decir que tomaron la decisión correcta.

Además, a Britney se la ve más feliz con su carrera y su familia que en mucho tiempo.

¡Larga vida a la princesa del pop!

Puede interesarte