Por Camila Cáceres
16 Junio, 2017

El principito George sólo tenía siete meses cuando María Teresa Turrión llegó a su vida.

Ni siquiera las niñeras de la Realeza son comunes y corrientes. María Teresa Turrión nació en Madrid, pero se mudó a Palencia siendo muy niña. A pesar de que todos la veían como una chica tímida con vocación de monja, acabó viajando a Inglaterra para enrolarse en un instituto de niñeras súper exclusivo en el que cada trimestre cuesta más de $6.000 dólares.

Claro que te asegura un puesto en la casa de ricos y famosos, y quizá hasta el cuidado de uno de los futuros reyes de Inglaterra.

¿Te imaginas eso?

Es lo que logró María Teresa Turrión, sin darse aires de grandeza y sorprendiendo a todos sus conocidos españoles, quienes no esperaban verla en el bautizo de la pequeña Charlotte, compartiendo una amplia sonrisa con Su Majestad.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Y la verdad que Turrión ya es parte de la familia real. Kate y William han declarado adorarla, y su influencia en los niños es claramente positiva. ¡Incluso están aprendiendo español!

Kate lo reveló durante una visita de caridad. Una niña llamada Sayanna que hablaba español tuvo un momento especial con la Duquesa de Cambridge, quien le confesó que sus hijos también lo estaban aprendiendo. Charlotte es aún muy pequeña para hablar cualquier idioma fluidamente, incluyendo el inglés, pero maneja algunas palabras. George, por el otro lado, ya puede contar hasta 10.

En el mismo evento reforzó su intención de que sus hijos tengan una infancia lo más normal posible y comentó que Charlotte estaba obsesionada con Peppa Pig. Tiene además varias mascotas en casa, empezando por su perro, Lupo y Marvin, un hámster, pero recientemente habían incluido una oveja, cinco gallinas y una incubadora con muchos huevos.

¿Será que Turrión les va a enseñar la canción del pollito pío?

¿Qué te parece?

Te puede interesar