Por Gillian Armstrong
27 marzo, 2017

Ni los vecinos de Justin Bieber podrían haber estado tan molestos.

En Washington D.C. los vecinos de Ivanka Trump y Jared Kushner no están del todo felices con los recién llegados. Y es que al parecer esta pareja no ha hecho un gran esfuerzo por agradar a quienes viven a su alrededor, si no que más bien se han adueñado de gran parte de los espacios del barrio.

Según el Washington Post, los residentes del vecinadrio Kalorama se han venido quejando a través de correos a los oficiales de la ciudad protestando la instalación de varios letreros de «no estacionar» que se han extendido más allá de la casa del famoso matrimonio para que vehículos del Servicio Secreto puedan estacionarse justo frente a sus casas.

Claramente esta invasión ha sido un cambio en la vida de los residentes del vecindario, quienes estaban acostumbrados a vivir en tranquilidad y hoy son un barrio al que la gente le toma fotografías.

«Yo comencé a gritar». 

Comenta su vecina Rhona Friedman.

«Si te pierdes el momento antes de que los espacios se llenen, estás muerto. Éramos un agradable y tranquilo vecindario, y nos hemos convertido en un barrio al cual la gente le toma fotografías».

Getty Images

Además de la no deseada señalética en las calles, barricadas de metal alinean el bloque, las personas del Servicio Secreto hablan en voz alta y en ocasiones incluso se cambian de camisa en público.

«Nosotros sólo somos una pequeña historia en una cósmica y gran historia, que es todo el fenómeno Trump y la forma en que ellos presionan su alrededor». 

Comenta Toby Moffett, un ex congresista demócrata de Conneticut que vive en el vecindario.

«Tienes gente yendo y viniendo. Tienes tres o cuatro, a veces cinco SUVs que son muy grandes y no son del vecindario». 

Una persona del Servicio Secreto escribió un correo al periódico para dar testigo de la colaboración de la entidad por hacer todo de manera respetuosa:

«Hacemos un esfuerzo por colaborar con la empresa y los residentes para minimizar las irrupciones y simultáneamente mantener el máximo nivel de seguridad para los individuos que se nos ordena proteger». 

Sin duda problemas de delincuencia en estos barrios es muy difícil que hayan. Pero lo que están pagando a cambio de seguridad no es lo que los residentes quieren para sus vidas. 

Puede interesarte