Por Alejandro Basulto
2 abril, 2019

Contra el disgusto de su madre, el rechazo de parte de su comunidad y la discriminación que hay en su país, esta diseñadora transgénero ha logrado destacarse gracias a sus excéntricas artesanías manuales.

Ser una mujer transgénero ya es difícil en un país conservador como Colombia. Y serlo siendo además indígena, es realmente un reto que Roxana Pachi puede decir que superó. Ya que a pesar del enojo de su madre y de parte de la comunidad indígena embera, esta joven de 24 años se hizo un nombre como mujer trans en el mundo de la moda.

“¡No quería ser un chico hombre! ¡Quería ser una chica trans!”

Ese fue el grito de Roxana al ser consultada sobre su postura ante la molestia de sus cercanos. “Desde chiquita, yo soy niña. Solo que me daba miedo mostrarlo y vestía como hombre”, agrega. Y es que percibiéndose mujer, ella no solo quería vivir como tal, sino que además destacarse como una. 

Agence France-Presse

Que en su carnet aparezca el nombre de John Faber y no Roxana, no ha sido un impedimento para que ella con sus fuertes y precisas manos, teja con delicadeza brazaletes y otros vestuarios que después son expuestos a través de la diseñadora colombiana Laura Laurens, en Bogota, Londres, París y Nueva York.

Según Agence France-Presse, la vida de Roxana cambió hace dos años. Cuando ella junto a otros indígenas exponían en una feria sus artesanías. Ahí fue cuando apareció Laura Laurens e inmediatamente entretejieron una amistad. 

De esta cercanía, nació en la citadina Laura Laurens la necesidad conocer de más a la comunidad embera y en especial, a sus integrantes trans, viéndose impactada por su precaria forma de vida. 

Fue así como que una docena de indígenas trans, pasaron a ayudarla en la confección de sus trajes, mientras ellas también cultivan café.

Agence France-Presse

“Yo les mando el patrón en papel y ellas hacen el telar en la misma figura (…) Me envían las piezas y después yo las ensamblo aquí (…) Es todo un trabajo a mano”

Señala Laura, dando a conocer también los botones hechos de balas perladas.

Laura Laurens se inspira con las formas que realizan con chaquiras, como por ejemplo la cabeza de tigre, que coloca en vistosos textiles tipo arco iris, símbolo de la comunidad LGBTI y de armonía entre los indígenas.

Toda esta innovación en la moda, conllevó que Roxana Pachi acompañada de su prima Yina Panchi, fueran a Londres tras ser seleccionada Laura Laurens por el British Council junto a otros 15 diseñadores de Canadá hasta Sri Lanka. El International Fashion Showcase (IFS) que ocurre en el centro artístico Somerset House fue la instancia en la que Laura y sus compañeras indígenas estaban invitadas a presentar sus originales vestuarios.

Agence France-Presse

“Así como el proyecto lo hemos tejido juntas, lo seguiremos tejiendo juntas allá”

Declaró Laura sobre sus valiosas compañeras.

Y claramente Roxana Pachi sintió las diferencias entre ambos países. Mientras en Colombia la miraban y juzgaban, en Londres ella podía mostrarse tal como era.

“El viaje a Londres fue hermoso”

Fue la sincera expresión de felicidad de Roxana.

Agence France-Presse

Y es que venir de una realidad adversa, hoy estar paseándose por Europa por hacer lo que le gusta, ha significado un cambio radical en su vida.

Pero su hogar es su hogar y ella de regreso a Colombia declara: “Falta la igualdad”.

Puede interesarte