Por Ignacio Mardones
29 septiembre, 2015

«Quiero que la gente vea este video y observe la reacción auténtica de una niña transgénero que finalmente podrá vivir la vida del modo que la siente en su interior», pide la madre de la adolescente.

Corey Maison tiene 14 años y desde hace 2 y medio que había estado esperando poder comenzar una terapia de hormonas. Su madre, Erica, cuenta que es una niña muy alegre, que le encanta andar en patineta, jugar Call of Duty en su Xbox y maquillarse frente al espejo. Ella quiso hacerle una sorpresa y por eso escondió una bolsa entre los cojines para que la buscara. Corey abrió el paquete y lo que vio la dejó sin palabras: era la caja de hormonas para que comenzara la terapia.

httpv://youtu.be/PMixEnAGDcU

Corey toma la caja en sus manos, al principio no sabe lo que es, pero luego su madre le explica y ella no puede contener la emoción.

«Puedo notar que ella no tenía idea de lo que estaba pasando. Yo estaba muy ansiosa y no podía parar de sonreír», dijo Erica, su madre.

«Ella me abrazó, y yo paré de grabar para poder abrazarla de vuelta», cuenta sobre el emotivo momento.

grid-cell-3313-1443526754-2

Erica Maison

«Este es un punto de inflexión en su vida, ambas lo sabemos».

grid-cell-29309-1443470212-5

Erica Maison

Su madre cuenta que Corey desde pequeña siempre fue muy femenina. Le encantaba ponerse vestidos y ropa de mujer, pero en público utilizaba ropa de hombre. Por eso no se sorprendió cuando su identidad se hizo evidente.

grid-cell-29823-1443468436-2

Erica Maison

En el quinto grado Corey sufrió acoso escolar, sus compañeros la molestaban y Erica tomó la decisión de sacarla de la escuela pública para que tuviera lecciones en casa. Un momento decisivo en su vida ocurrió cuando tenía 11 años. Juntas vieron un video sobre la transgénero Jazz Jennings, eso les abrió los ojos y Corey dijo «Mamá, soy como ella, yo soy una chica».

grid-cell-29309-1443470211-2

Erica Maison

Desde ese día, la familia comenzó a investigar y a asesorarse para ayudar a Corey a hacer su transición. Fueron a una clínica en Chicago y ahí la familia consiguió que se le hiciera un tratamiento de implantes (puberty-suppressing implant) que le ayudara a llevar de mejor forma su condición. El implante de supresión de la pubertad costaba aproximadamente 21 mil dólares, pero afortunadamente fue cubierto por el seguro.

enhanced-7936-1443454395-7

Erica Maison

Ya a los 14 años, Corey estaba lista para comenzar su terapia de hormonas. La familia envió una carta al hospital y se envió la receta para comprar las cajas de estrógeno correspondientes. «Fue surreal. Estaba temblando y llorando de vuelta de la farmacia. Yo estaba tratando de pensar en el mejor modo de decirle que el día que había estado esperando por 2 años y medio finalmente había llegado». 

grid-cell-3313-1443526755-5

Erica Maison

Esto fue lo que escribió sobre el comienzo del proceso:

«Creo que uno de los temas más grandes de nuestra sociedad es que la gente no entiende lo que es ser transgénero. Quiero que la gente vea este video y observe la reacción auténtica de una niña transgénero que finalmente podrá vivir la vida del modo que la siente en su interior. Quiero que la gente vea esto, porque quizás le abra los ojos. Quizás le abra los ojos a cualquiera que es diferente. Tal vez lo haga darse cuenta que las personas que son transgénero son personas iguales a cualquiera, pero que ellos tienen un riesgo mucho mayor a ser violentados o ridiculizados sobre algo que no pueden elegir. Yo aseguro que a ningún niño le gustaría que se rieran de él por eso, los niños no quieren ser heridos o molestados. Ningún niño escogería ser transgénero, esto es 100% una condición de nacimiento».

Erica Maison

enhanced-23964-1443469362-8

Erica Maison

¿Qué piensas de esto?

Puede interesarte