Por Constanza Suárez
5 noviembre, 2018

En la ciudad de Sonora, México, no está permitida la unión entre personas con el trastorno genético.

Impresiona que en el año 2018 aún hayan personas que se aman y no puedan casarse en algunos lugares del mundo. Así es, porque en ciertas ciudades y países, ni los homosexuales, ni las personas con síndrome de Down pueden unir sus vidas legalmente.

Esa es la historia que vive actualmente Carmelita Guadalupe, de 19 años y su novio Pablo Alejandro de 27, quien trabaja en el restaurante de su padre. Ellos son novios desde hace cuatro años y en septiembre él le propuso matrimonio. Pero según consignó el diario nacional El Universal, las leyes de su ciudad, Sonora, en México, no contemplan el matrimonio entre dos personas con síndrome de Down. A pesar que los menores de edad pueden hacerlo, no así las parejas con el trastorno genético.

El Universal

Su amor comenzó días antes de la fiesta de 15 años de Carmelita, quien le pidió a Pablo que fuera su chambelán, con los días se dieron cuenta que se gustaban y se volvieron novios. Ellos se conocen desde la infancia y actualmente son vecinos en la colonia Miguel Hidalgo. El par mantiene una relación de pareja como cualquier otra, se ven al menos dos veces por semana y disfrutan de jugar, conversar o ver alguna serie o película.

El Universal

Sus padres están del lado de los jóvenes, porque quieren por sobre todo su felicidad. “Yo quiero mucho a mi hija y todo lo que ella decida está bien hecho, yo quiero que sea feliz, la ley no tiene nada que ver cuando hay amor”, reveló Bernardo Martínez, padre de Carmelita.

Por su parte, la madre de Pablo, Blanca Estela Gonzalez, dijo al diario que en un principio creía que lo que había entre Carmelita y Pablo era una simple “fantasía” , pero que ahora sabe que es un “sentimiento serio”.

El Universal

A pesar de que no podrán hacerlo de forma legal, la pareja celebrará su boda con una ceremonia religiosa. La esperada fiesta será en noviembre del próximo año, en el Templo San Francisco Javier, en Sonora, México, con sus amigos y familia.

Puede interesarte