Incluso utilizaba tampones y compresas actuando como si tuviera la menstruación… todo para no levantar sospechas.

Cuando uno comienza una relación y luego se mantiene por años… espera que no hayan mentiras de por medio. Sin embargo, hay muchas personas que guardan secretos y prefieren no compartirlos para no perjudicar el futuro en pareja.

Pero hay veces en que es necesario ser honesto… al menos con temas tan delicados como un cambio de sexo.

Jan, un empresario de Bélgica estaba convencido de que se había casado con una mujer de Indonesia. Sin embargo, tras años juntos, comenzaron a aparecer las primeras sospechas de que Mónica, como se llamaba su pareja, podía haber sido hombre en el pasado.

RR

Resulta que la mujer había viajado desde su país hacia la casa de Jan, en Europa para hacerse cargo de las tareas domésticas, pero terminó teniendo una relación con su jefe, quien le propuso matrimonio en 1997 tras haberse enamorado perdidamente.

Ambos acordaron no tener hijos y por ello Mónica solía tomarse la píldora anticonceptiva. 

Pero en realidad todo era un engaño…

Pixabay (Imagen Referencial)

Ella había nacido como hombre, pero jamás se sintió identificada con su sexo, así que se sometió a un tratamiento hormonal y quirúrgico para convertirse en mujer… pero nunca se lo contó a su marido, quien tampoco hubiese sospechado por su cuenta.

“Era una mujer atractiva, no tenía rasgos masculinos. Es más, durante el sexo no me di cuenta de nada, aunque ahora entiendo por qué siempre utilizábamos lubricante; por lo visto es normal para hombres que se han convertido en mujeres” confesó el empresario.

Incluso ella solía utilizar tampones y compresas fingiendo que menstruaba.

Pero como todo engaño… alguna vez tenía que salir a la luz: de pronto habían rumores de que Mónica era una mujer trans… pero recién cuando uno de los familiares de la mujer lo confirmó, Jan comenzó a sospechar.

IF

Entonces revisó el computador de su esposa y confirmó lo que él jamás hubiese imaginado.

Claramente enfrentó a su mujer por haberle mentido durante tantos años e incluso la discusión llegó a ser física, teniendo que intervenir la policía. En ese momento ella confesó que había nacido como varón pero le aseguró que ahora era una mujer y no quería hablar sobre su pasado.

“Todo el mundo lo sabía. Nadie sabe lo que es pasar por algo como esto. Es la traición más absoluta. Me siento horriblemente ultrajado, deshonrado. He compartido mi cama con ella durante años, y ahora me repugna. Antes no podía hablar por vergüenza, pero ahora estoy en manos de un siquiatra que me está ayudando con estas emociones” contó el afectado de acuerdo a Nieuwsblad.

Por ahora, ambos han comenzado el proceso de anulación de su matrimonio, pues Jan asegura que no puede continuar su relación con una persona que le mintió durante tanto tiempo.

Puede interesarte