Por Fernanda Peña
22 marzo, 2017

Estaban completamente desnudos, y no precisamente durmiendo.

Cuando abres la puerta del cuarto de tu hijo -o hija-, y encuentras algo que definitivamente no debiste ver, tienes tres opciones: hacer como si eso nunca hubiera ocurrido, afrontar el tema y disculparte con tu hijo por irrumpir sin previo aviso, o hacer lo que hizo la mamá de Marc Eddy.

Eddy es un estudiante de 22 años que vive en Los Ángeles. Y le ocurrió lo más temido por cualquier hijo. Su madre irrumpió en su cuarto sin anunciarse y encontró a Eddy -con su novio- completamente desnudos, y no precisamente durmiendo…

Cinco minutos después del incidente, esta carta se deslizó bajo la puerta…

“Estoy bastante abrumada. Está bien. 🙂 – Ok, la carita feliz fue tal vez demasiado. Los brownies están listos”.

Eddy y su novio estaban aterrados por lo sucedido. Pero a la vez aliviados de que su madre hubiera reaccionado tan civilizadamente.

Pero la reacción de la madre no quedó allí…

Días después, Eddy publicó en sus redes sociales un regalo de parte de su madre, con el siguiente mensaje:

“Mi mamá respondió a la situación comprándome una perilla para la puerta puerta con cerradura”.

¿Acaso no es una madre muy civilizada? ¿Te ha ocurrido algo similar?

Puede interesarte